Sábado, 21 Octubre, 2017

            

La Junta desarrolló más de 6.000 inspecciones de control en 2016 para garantizar la seguridad alimentaria

Higinio Almagro reivindicó el papel de los profesionales en la defensa de la salud pública con motivo del día de los veterinarios

Presentación del balance salud pública con motivo de la celebración del patrón de los veterinarios | Foto: Gabinete
Gabinete


image_print

La Junta de Andalucía desarrolló, a través de sus inspectores veterinarios y farmacéuticos, más de 6.000 controles en alimentos e industrias alimentarias para garantizar la seguridad sanitaria de la población granadina.

Así lo manifestó el delegado de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Higinio Almagro, en una comparecencia en la que ofreció un balance en materia de salud pública con motivo de la celebración del patrón de los veterinarios, un colectivo que forma parte del equipo de inspectores, junto a los profesionales de farmacia.

Se trata de trabajadores que intervienen activamente en actuaciones como el plan de peligros biológicos, vigilando la presencia de microorganismos que pueden contaminar los alimentos y originar enfermedades y dentro del cual se han realizado ya 193 muestras en lo que va de año.

Participan también en el plan de peligros químicos, con la supervisión de la presencia de nitratos, metales pesados o de plaguicidas, y donde han recogido para su análisis 110 muestras desde el arranque del año.

Durante todo el ejercicio anterior, los inspectores desarrollaron 345 controles en ambos planes, según ha precisado el delegado, quien ha detallado que también participan activamente en el denominado Plan de leche, analizando inhibidores y aflatoxinas en la lecha cruda, con 28 y 20 muestras durante el año pasado.

Los veterinarios y farmacéuticos amplían también las inspecciones al Plan de alérgenos y sustancias que provocan intolerancia, investigación de residuos, control de la industria alimentaria, inspección de establecimientos, alertas alimentarias o control de mataderos, incidiendo especialmente en la trazabilidad de los alimentos, que permite identificar el origen e historial del producto que se consume.

El delegado reivindicó el trabajo de los profesionales, cuyo papel pasa muchas veces desapercibido por parte de la población pese a su relevancia en el ámbito de la salud pública y en labores como la prevención, control de riesgos, higiene alimentaria, sanidad ambiental, junto a tareas de información, formación, educación e investigación.

Almagro incidió además en su protagonismo dentro de la gestión de las alertas alimentarias y su función para restringir la comercialización y el consumo. “La labor de los veterinarios no sólo está volcada con la salud animal, sino también con la salud pública del conjunto de los ciudadanos”, añadió.

Por su parte, el presidente del Colegio Oficial de Veterinarios de Granada, Francisco Muñoz, reivindicó que se visualice el papel que llevan a cabo los profesionales en la protección de la salud pública y la calidad de vida de la ciudadanía, más allá de su labor en la lucha contra brotes o control de enfermedades en animales susceptibles de transmitirse a personas, las llamadas zoonosis.

El representante de los veterinarios granadinos ha apelado además a la importancia de la formación y de la actividad investigadora y académica impulsada para los avances experimentados en áreas como las industrias lácteas, la epidemiología, autocontrol de establecimientos, dietas o industrias cárnicas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *