Miércoles, 18 enero, 2017

La joven presa en Medellín prevé su traslado a España a finales de mes tras el permiso del Gobierno

La previsión es que la joven sea trasladada en este vuelo financiado con fondos europeos a la prisión de Alcalá Meco (Madrid)

Alejandra Pozo Martín | Autor: Archivo GD
E.P


image_print

La joven Alejandra Pozo Martín, que permanece bajo arresto domiciliario junto a sus cuatro hijos en la ciudad colombiana de Medellín será trasladada a España a finales de este mes de junio en un vuelo fletado por la agencia Frontex, el organismo encargado de la cooperación entre países sobre las fronteras exteriores de la Unión Europea, una vez que el Gobierno de España y el de Colombia han dado ‘luz verde’ a su solicitud.

Según ha informado a Europa Press su abogado, Gerardo Esteva, la previsión es que la joven sea trasladada en este vuelo financiado con fondos europeos a la prisión de Alcalá Meco, en Alcalá de Henares (Madrid), aunque prevé solicitar a Instituciones Penitenciarias ingresar en el centro penitenciario más cercano al domicilio de su familia, en Almuñécar (Granada), es decir, en este caso la prisión granadina de Albolote.

Según su letrado, la joven se encuentra ahora mejor de salud y sus hijos menores vivirán con su abuela en Almuñécar, María Victoria Martín, la madre de Alejandra, que fue la que inició una campaña de recogida de firmas en ‘change.org’ para pedir que su hija cumpliera su condena en España, ya que vivía en “condiciones infrahumanas” y temía por su vida.

De su solicitud se hizo eco el Ayuntamiento de Almuñécar, que solicitó el pasado mes de marzo al Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación y al Ministerio de Justicia “que agilicen los trámites” para lograrlo.

Según su madre, en 2012 su hija Alejandra se unió a la larga lista de españoles que, “desesperados por la crisis económica, cometieron el error de caer en las redes del narcotráfico”, y ese año fue detenida en el aeropuerto de Rionegro con cuatro kilos y medio de cocaína en su maleta.

Tras pasar un año en una cárcel de Medellín, Alejandra vive bajo arresto domiciliario junto a sus cuatro hijos en una casa con condiciones “infrahumanas” y apenas tenía dinero para hacer frente a pequeños gastos y alimentar a sus niños, su estado de salud empeoraba cada día y sufría desnutrición.

Por eso, ella decidió trasladarse a Colombia para ayudar a su hija en lo posible, y viajó a Medellín. El estado de Alejandra, desde que su madre le acompañó, según su letrado, ha mejorado, y está recibiendo asistencia médica, tomándose medicación y vitaminas para recuperarse. Además, la noticia de que Colombia y España han aprobado el traslado de su expediente le ha “animado mucho” y ahora está a la espera que se flete el vuelo de Frontex.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *