Martes, 11 de Diciembre de 2018

            

La industria del esquí garantiza el futuro de las estaciones con tecnología y gestión racional de los recursos

Las grandes compañías del sector exponen en CIMAS los avances en nieve producida, pisado de pistas y gestión del espacio en los centros de deportes de invierno

Paul Mathews, durante su intervención en el Palacio de Congresos de Granada | Foto: Gabinete CIMAS
Gabinete CIMAS


image_print

Algunas de las más importantes compañías de la industria de la nieve, líderes en la producción de nieve y preparación de superficie esquiable, han coincidido hoy en subrayar que el futuro de las estaciones de esquí está ligado estrechamente a los avances tecnológicos en producción de nieve y preparación de pistas, y a la gestión racional de los recursos naturales, junto a una oferta comercial que integre a todos los actores de la montaña.
En la primera sesión del congreso de las montañas, CIMAS, que se celebra en Granada, Paul Mathews, presidente de Ecosing, la multinacional canadiense especializada en el diseño de estaciones de esquí, detalló las tendencias de crecimiento del mercado de los deportes de invierno en el mundo.

Si bien en los mercados tradicionales del esquí (Europa Occidental, países escandinavos o Norteamérica), el número de esquiadores lleva años estabilizado o en leve descenso, la afluencia de usuarios a las estaciones de Europa del Este o Asia Central se dispara temporada tras temporada.

Entre estos últimos, el estudio de Ecosing, apunta que Turquía, Rumanía, Ucrania, Polinia y Rusia liderarán el crecimiento en el número de esquiadores hasta 2040. Mención aparte para China.

Según Paul Mathews, “China está mostrando un rápido crecimiento como un mercado emergente impulsado por los próximos Juegos Olímpico de Invierno 2022 y una creciente clase media. Entre 2016 y 2017 China creció de 15 millones a 17,5 millones en número de esquiadores”.

Una de las claves de presente y futuro de las estaciones de esquí radica en la cada vez más eficiente producción de nieve. Michael Galvin, director científico de Techno Alpin, el mayor proveedor mundial de ‘cañones’ de nieve, detalló que los efectos del cambio climático, aunque evidentes, no implican necesariamente una derivación desastrosa para los centros de deportes de invierno.

Tras admitir que los periodos de bajas temperaturas son más cortos que hace 40 años, Galvin señaló que los nuevos sistemas son capaces de producir nieve con temperaturas marginales. Para ello, “es necesario usar agua cuidadosamente y manejar con mayor precisión las herramientas de previsión y gestión meteorológica” y aprovechar mejor las “ventanas de frío”.

La nieve producida, que puede ser de 3 a 4 veces más densa que la nieve natural, también puede ser más fría. Resulta clave en los inicios de temporada “con la creación de una base temprana”, y eficaz para resistir mejor el desgaste y la erosión del viento, los esquís o la lluvia.

En estrecha relación con la nieve producida surge el pisado de pistas. Kassbohrer, fabricante de las máquinas pisapistas Pisten Bully, ha presentado en el CIMAS el sistema snowsat, que mide la profundidad de la nieve con un margen de error de +/- 3 centímetros.

Stefan Lux, responsable del proyecto snowsat en Kasbohrer, explicó que el sistema snowsat no solo proporciona una visión casi exacta del espesor de la nieve para acometer el pisado de las pistas, sino que aporta información sobre aquellos puntos de una pista donde debe concentrarse la producción de nieve para mantenerla en las mejores condiciones.

Snowsat es un software que también permite absorber datos relacionados con el mapa de pistas y la orografía de la montaña, de tal modo que el maquinista, en condiciones de nula visibilidad, es capaz de determinar las huellas de otras máquinas (a fin de no reiterar el pisado), la situación de hidrantes de nieve producida o torres de telesillas, los cables de cabrestante o la localización del resto de máquinas.

Por su parte, Hannes Triebnik, de la empresa Imput, especializada en el desarrollo de instalaciones lúdicas en las estaciones de esquí, señaló que el objetivo final de los centros invernales es “hacer el deporte de invierno más popular”, desarrollando ofertas comerciales que unan a la nieve y a las personas, “sorprenderlas” con “algo único y especial”, presentado los deportes de invierno y las actividades de ocio paralelo “de manera atractiva y variada”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.