Viernes, 17 Noviembre, 2017

            

La independencia de Cataluña emerge como segundo problema nacional, detrás del paro

La preocupación por el desempleo marca mínimos y la inquietud por la corrupción cae a su cota más baja desde el 'caso Bárcenas'

Imagen ilustrativa | Fuente: E.P
E.P


image_print

La independencia de Cataluña ha irrumpido como segundo problema nacional en el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente al pasado mes de octubre, en el que el paro vuelve a figurar como la preocupación mayoritaria, pero marcando su cota más baja desde el inicio de la crisis económica.

Las encuestas para la elaboración de este estudio se hicieron justo después del referéndum independentista del 1 de octubre y el trabajo de campo concluyó al día siguiente de que el entonces presidente catalán, Carles Puigdemont, declarara la independencia pero la dejara en suspenso.

En aquellos días, coleaba la polémica por las cargas policiales el día del referéndum, empezaba la fuga de empresas de Cataluña, el Rey pronunció su discurso en defensa de la unidad nacional y tuvo lugar la primera gran manifestación contra la independencia en Barcelona. Sin embargo, PP, PSOE y Ciudadanos aún no habían pactado la aplicación del 155 ni el Parlament había aprobado la declaración unilateral de independencia.

Con este panorama, el paro seguía siendo el primer problema nacional y como tal aparece en el 66,2% de los cuestionarios. Eso sí, continúa su tendencia descendente y se anota su cota más baja de los últimos años. En sólo un mes ha caído 3,3 puntos y se sitúa 18,2 puntos por debajo de su récord de mayo de 2011: un 84.4%.

En la segunda plaza, figura por primera vez la independencia de Cataluña, con un 29% de menciones. Fue en febrero de 2016 cuando este asunto apareció por primera vez en la tabla de problemas del CIS, que se elabora con las respuestas espontáneas de los entrevistados. Entonces aludió a la independencia el 1,4% de los consultados, pero no superó el 2% de menciones hasta el pasado mes de julio.

En septiembre, un mes antes de referéndum inconstitucional, alcanzaba su récord hasta entonces (un 7,8%), pero tras la celebración de la consulta y la declaración suspendida de la independencia, las menciones se han multiplicado por cuatro, llegando 29%, y pasando de ser la novena a colocarse como segunda preocupación nacional.

RÉCORD DE PREOCUPACIÓN POR EL GOBIERNO Y LO PARTIDOS

Esto ha provocado que baje un puesto la corrupción y el fraude, que esta vez quedan en tercera plaza con un 28,3%, cayendo diez puntos desde septiembre, y cosechando su porcentaje más bajo desde enero de 2013. Entonces, justo antes de la publicación de ‘los papeles de Bárcenas’, la corrupción sumaba un 17,7% de menciones, casi dos años después, en noviembre de 2014, ascendió hasta el 63,8% y marcó su máximo hasta esa fecha. Hoy, está 35,5 puntos por debajo de aquel registro.

Lo que sí sube, en paralelo a la preocupación por la independencia, es la inquietud de los ciudadanos por la clase política, que repite en el cuarto puesto con un 27,5%, pero incrementándose casi siete puntos respecto al barómetro anterior. Además, el CIS de octubre esconde otro récord, el 5,3% de los cuestionarios en los que el Gobierno y los partidos son vistos como problemáticos.

Otro de los cambios en la parte de alta de la tabla afecta a los problemas económicos, que pasan de la tercera a la quinta plaza, aunque se anotan dos décimas más que en septiembre (21,9%). Hace un mes el quinto problema era el terrorismo yihadista, que ahora vuelve a sus cotas habituales con un 3,7%, frente el 15% que alcanzó tras los atentados del pasado verano en Cataluña.

La independencia de Cataluña también figura en la lista de problemas subjetivos que resulta de los barómetros del CIS. Esta relación de los asuntos que más afectan personalmente a los entrevistados sigue encabezada por el paro (34,9%), seguido de los problemas económicos (23%), la clase política (10,5%) la corrupción (10,2%) y la sanidad (9,9%). La secesión en Cataluña es citada como un problema que afecta personalmente en el 8,8% de los cuestionarios.

SIGUE MEJORANDO LA PERCEPCIÓN DE LA ECONOMÍA

En pleno proceso independentista también ha crecido casi siete puntos el porcentaje de ciudadanos que descalifica la situación política. Si en septiembre era “mala” o “muy mala” para el 70,5%, en octubre lo era para el 76,9% y sólo el 2,7% la definía como “buena” o “muy buena”. Para el 53,2% la coyuntura política es peor que hace un año -el 5,4% opina lo contrario- y los que auguran que en doce meses empeorará más (29%) casi doblan a los que confían en que mejore (15,8%).

Por contra, la percepción de la situación económica sigue mejorando barómetro a barómetro. En el de octubre se marca un nuevo récord, el 7,6% de los entrevistados que la elogian, mientras que los que la descalifican suman su porcentaje más bajo de los últimos tiempos y se quedan en el 48,9%.

El 23,5% cree que ahora la economía está mejor que hace un año, frente al 23,4% que considera que es al revés. Cuando se pregunta sobre los pronósticos para finales de 2018, hay un empate, puesto que los que vaticinan que empeorará son el mismo 21% que se teme lo contrario.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Impunidad y corrupcion son el principal problema de este pàis ,,50 años de alternancia y chanchullos ,,no se “”limpian de un plumazo “” y mucho menos si no hay alternativas visibles y claritas……. que por desgracia ..es lo que tenemos …..