Viernes, 28 Julio, 2017

            

La ilusión desborda las calles de Granada

Sus majestades recorrieron el centro de la capital durante más de tres horas ante la atenta mirada de miles de personas

Manuel Herrera @manuelherrerapr// Fotos: Fermín Rodríguez @ferminius


image_print

Ésta es la noche de las ilusiones, de los sueños, de los deseos que se cumplen. Es una noche mágica. Para muchos, la más especial del año. A lo largo de la madrugada que guía al calendario del domingo 5  al lunes 6 de enero, Melchor, Gaspar y Baltasar – los tres Reyes Magos – visitarán las casas de todas las personas que crean en ellos para depositar los regalos convenidos en las cartas enviadas hace días al lejano Oriente.

Sin embargo, antes, Sus Majestades tenían que coger fuerzas. Y por si la leche con galletas que muchas familias dejan al lado de sus árboles de Navidad no es suficiente, miles de granadinos se han echado a la calle para agasajarles con uno de los sentimientos que más energía transmite: el cariño.

Melchor, Gaspar y Baltasar, acompañados por decenas de carrozas más, y arropados por sus pajes y por miles de fieles granadinos, han recorrido las calles de la capital de la Alhambra ante el fervor de todos los que se han acercado a contemplar su paso.

Desde las cinco y media de la tarde, hora de partida de la comitiva desde Gran Capitán, el centro de la ciudad se ha colapsado ante la ilusión que ha despertado en los granadinos la llegada, fiel a su cita anual, de la comitiva de los Reyes Magos, que han repartido caramelos y han saludado, con una sonrisa dibujada en el rostro, a todas las personas que se han acercado a recibirles.

Muchas familias han acudido con todos sus miembros a la cita: Los padres, preocupados por la seguridad de los pequeños, mientras éstos observaban, embelesados, el paso de las carrozas al son de la música. Sus ojos echaban chispas mientras escuchaban, de fondo, las explicaciones maternas y paternas, sin quitar ojo de la escena.

No obstante, también ha habido parejas de ancianos, grupos de amigos, novios que han aprovechado la oportunidad para compartir su amor con el mundo y adultos sin niños que han recordado los tiempos en los que esta noche apenas podían pegar ojo ante la perspectiva de levantarse a la mañana siguiente con todas las sorpresas esperándoles.

Al fin, a eso de las ocho y media, Sus Majestades, agradecidos, han ascendido al balcón del Ayuntamiento para agradecer la presencia de todos los asistentes y para recordarles que, un año más, aunque la cosa esté muy mala, acudirán a su cita: la cita de la ilusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *