Viernes, 21 Julio, 2017

            

La guerra real que inspiró las intrigas de Juego de Tronos

La Guerra de las Rosas comenzó en Inglaterra en torno al año 1377

Foto: YouTube


image_print

Es conocido que George R.R. Martin afirmó en una de sus múltiples entrevistas que Juego de Tronos estaba basado en la Inglaterra medieval. Sin embargo, no dijo que se hubiese basado en un acontecimiento concreto como la Guerra de las Rosas.

La Guerra de las Rosas comenzó en Inglaterra en torno al año 1377 cuando el Rey Eduardo III murió, dejando como descendiente a su hijo de diez años Ricardo II como Rey de Inglaterra. Pero esto fue algo que no gustó a los hijos de su hijo mayor muerto, iniciando así una lucha de poder entre dos hermanos, por arrebatarle el trono a Ricardo II.

Dos de los hijos del difunto principie se postularon como principales opciones al trono, los Lanncasters y los Yorks. Cualquier parecido con los Lannister y los Starks es pura coincidencia. Aun así, para más similitudes, el símbolo que adoptaron los Lanncasters fue una flor roja, mientras que el de los Yorks fue una flor blanca.

[ot-video][/ot-video]

En 1399, tras la deposición de Ricardo II y la llegada al trono de Enrique V de los Lanncasters, se establece un breve periodo de estabilidad. Aun así, Enrique V fue asesinado en extrañas circustancias en 1422. Esto dejó el trono a su hijo, Enrique VI que se casaría con una malvada dama rubia francesa, que no tiene nada que ver con Cersei,…

Al mismo tiempo, el Duque de York se convirtió en una de las personas más cercanas al rey, cosa que a la reina no le interesaba. El Duque fue expulsado de la corte y volvió a la puerta del castillo del rey con un ejercito. Esto le hizo ganarse un puesto de confianza de nuevo, por lo que fue nombrado protector del reino. Cargo equiparable a la Mano del Rey.

Sin embargo, la malvada reina convenció a Enrique VI de que debía retirarle el cargo y mandarle lejos. El duque volvió con su ejercito y entonces si hubo una brutal guerra, que finalizó con la cabeza del Duque de York en una pica. SPOILER: Seguro que este personaje no recuerda tampoco a Ned Stark.

Esto hizo que el hijo del Duque quisiese buscar venganza y tras una serie de maniobras militares dignas de Robb Stark,… Consiguió derrocar a Enrique VI y proclamarse Rey como Eduardo IV. Eduardo rechazó un acuerdo matrimonial con una dama francesa y se caso por amor, cosa que hizo que toda la corte se volviese en su contra.

Sin embargo afianzo su poder matando al hijo de la malvada reina y reinó en tranquilidad hasta su muerte en 1483. Esto dejaba a su hijo pequeño como rey, pero su tío le negó la corona y lo encerró en una celda.

Cuando el tío, Ricardo III, parecía gozar de un reinado seguro, el peligro llegó desde el otro lado del mar. El hijo de Enrique V de Lanncaster cruzó el Canal de la Mancha con un ejercito y se hizo con la corona inglesa. Objetivo similar al de Daenerys en Juego de Tronos.

Proclamándose Rey de Inglaterra, Enrique VII se casó con la hija mayor de Eduardo IV de York, dando así por finalizada la Guerra de las Rosas.

A la espera de ver como finaliza la historia iniciada por George R.R. Martin, esto demuestra que la inspiración no es un don divino, sino que también puede encontrase en los libros de historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *