Domingo, 22 enero, 2017

La Guardia Civil descubre 3000 plantas de cannabis sativa en Churriana de la Vega

En esta operación han sido puestas a disposición judicial cuatro personas por un presunto delito contra la salud pública.

Gabinete


image_print

La Guardia Civil ha concluido la operación Maraña con la detención en Churriana de la Vega de cuatro personas, vecinos de esa localidad, de entre veintidós y sesenta y dos años de edad, por un presunto delito contra la salud pública por cultivar de manera ilegal cannabis sativa.

En esta operación la Guardia Civil ha intervenido tres mil plantas de cannabis sativa en el sótano de un edificio de pisos situado en la plaza Maraña de Churriana de la Vega.

Esta nueva operación que la Guardia Civil ha realizado contra el cultivo de cannabis sativa, es la segunda en importancia de las llevadas a cabo en la provincia de Granada a lo largo de este año 2014, tras la realizada el pasado mes de marzo en la localidad de Chimeneas. En aquella operación se intervinieron otras tres mil dieciocho plantas y fueron detenidas dos personas.

Los agentes del equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Armilla averiguaron que bajo en los bajos de un edificio de pisos de Churriana de la Vega al parecer cultivaban de manera ilegal cannabis. Para corroborarlo varias patrullas vigilaron de forma discreta el lugar durante aproximadamente un mes y los guardias civiles confirmaron la existencia de la plantación y que ésta era vigilada de forma continuada por dos jóvenes y que al menos había dos personas más implicadas, el propietario de la plantación y la propietaria del sótano de dicho edificio.

El registro de dicho sótano se realizó durante la mañana del pasado lunes y la Guardia Civil descubrió siete habitaciones en las que crecían las tres mil plantas decomisadas. En cada una de estas habitaciones los detenidos cultivaban plantas de distintos tamaños para asegurarse una producción sostenida a lo largo de todo el año.

Además de las plantas la Guardia Civil se ha incautado de seis aparatos de aire acondicionado; de cincuenta y ocho focos halógenos; de once ventiladores y de cinco filtros de carbono.

La Guardia Civil también ha descubierto que la enorme cantidad electricidad que demandaban tanto los focos halógenos como el resto de los aparatos eléctricos que hacían posible el cultivo bajo techo del cannabis, procedían de una toma ilegal.

En el sótano los detenidos también habían habilitado una habitación para el secado del cannabis y la obtención de la marihuana, en donde la guardia civil descubrió una curiosa cortadora de marihuana artesanal realizada con un ventilador y unas cuchillas metálicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *