Miércoles, 29 Marzo, 2017

La Guardia Civil desarticula una red que vendía cuentakilómetros modificados

Hasta el momento la Guardia Civil ha detectado a nueve víctimas, aunque pueden ser muchas más

Gabinete


image_print

La Guardia Civil ha desarticulado en la provincia de Granada una red que modificaba los cuentakilómetros de los vehículos de segunda mano que luego vendía a un precio más competitivo, consiguiendo un beneficio de entre dos mil y tres mil euros en cada coche.

En esta operación la Guardia Civil ha puesto a disposición judicial a seis personas de entre veintitrés y sesenta y dos años de edad, como presuntas autoras de un delito continuado de estafa.

Los agentes también ha intervenido en una nave de Cúllar Vega, propiedad de los cabecillas de esta red, ocho vehículos de los que se está investigando si su cuenta kilómetros ha sido manipulado.

Hasta el momento la Guardia Civil ha descubierto que hay nueve víctimas en la provincia de Granada; aunque pueden ser muchas más ya que esta empresa ha vendido más de doscientos ochenta vehículos en los dos últimos años.

“Modus Operandi”

Los detenidos compraban vehículos de segunda mano procedentes de empresas especializadas en leasing. Estos vehículos solían tener entre dos y cuatro años de antigüedad y habían recorrido sobre doscientos mil kilómetros. Así que, para poder venderlos fácilmente y a un buen precio, los integrantes de esta red manipulaban sus cuentakilómetros, les dejaban entre treinta mil y sesenta mil kilómetros, e incluso les pasaban más tarde la inspección técnica de vehículos para ofrecer una mayor garantía y fiabilidad.

Una vez manipulados, los detenidos vendían estos vehículos a través de páginas especializadas de Internet, o a través de dos empresas granadinas de compraventa de vehículos de segunda mano.

Se descubre la estafa en Loja

La Guardia Civil descubrió esta estafa en Loja, después de que un vecino de esa localidad denunciara que había llevado su coche al taller a cambiar la correa de distribución de su vehículo recién comprado, porque le correspondía por kilometraje, y en el taller descubrieron que la correa ya se la habían cambiado porque el coche tenían muchos más kilómetros de los que decía el cuentakilómetros.

Esta operación ha sido llevada a cabo por el equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Loja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *