Miércoles, 24 Mayo, 2017

Publicidad

La Guardia Civil auxilia a un menor marroquí de diez años que había viajado los bajos de un autobús

El menor fue localizado en la A-92, en las inmediaciones de un área de servicio de Loja

Gabinete


image_print

La Guardia Civil auxilió a un menor marroquí de unos diez años de edad al que localizó durante la noche del pasado martes andando por la A-92, en las inmediaciones de un área de servicio del término municipal de Loja, a donde había llegado, al parecer, en los bajos de un autobús.

Una patrulla de la Guardia Civil de Loja vio al niño andando por el arcén de la autovía a la altura del kilómetro 189, en dirección a Granada, sobre las 20:30 horas. Inmediatamente lo montaron en el coche y se acercaron hasta el área de servicio cercana pensando que su familia pudiera estar allí.

El menor iba completamente manchado de grasa y hollín. No hablaba nada de español y la única pista que dio fue garabatear su nombre en un papel. Así supieron los guardias civiles que se llamaba Hanza.

La Guardia Civil localizó un testigo en el área de servicio que dijo haber visto al menor bajarse del compartimento del motor de un autobús que durante un rato había estado allí parado.

Los agentes trasladaron al menor hasta el acuartelamiento de la Guardia Civil de Loja e informaron a la Unidad adscrita del Cuerpo Nacional de Policía a la Junta de Andalucía de su localización.

Una vez en el Puesto de Loja, y mientras los policías adscritos a la Junta de Andalucía llegaban desde Granada para hacerse cargo del menor, todos los guardias civiles que en ese momento se encontraban en el acuartelamiento se movilizaron para auxiliar al niño marroquí.

Lo alimentaron, lo ducharon, e incluso un agente le dio unas zapatillas y ropa limpia, y de más abrigo que la que llevaba puesta, de su hijo de ocho años, que tenía aproximadamente la misma estura que el menor marroquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *