Jueves, 27 Julio, 2017

            

La gran apuesta en Granada

Imagen ilustrativa | Foto: Getty Images
Esther Ontiveros | @estherontiVELP


image_print

Hay días en los que una cree que la voz del pueblo está adormecida o, aún peor, amordazada, y que por eso no se hace escuchar. Esos días, una se levanta por las mañanas con unas ganas terribles de desenfundar el teclado y empezar a disparar letras a diestra y siniestra contra todo el que actúa en contra del interés público. Pero hay otros días que una se agota, entrega las armas y ondea la banderita blanca. Hoy es uno de ellos.

Resulta que vamos a tener un casino en la provincia. Créanme cuando les digo que cuando empecé en el oficio de juntar letras allá por el año 2001, además de informar sobre el proyecto del que sería el mayor centro comercial de Andalucía, ya merodeaban por los alrededores de la Junta los promotores del casino. Lo que demuestra que la paciencia del dinero es infinita cuando se olfatean ganancias en el horizonte mientras que los planteamientos del ser humano son mudables. Ya saben lo que se dice de Diego…

En contra de lo que cabe esperar no me voy a poner crítica con el casino. Allá Granada con sus apuestas. Hoy me he levantado con el ánimo manso, dispuesta a rendirme a la evidencia de que hay otros planes para el futuro de esta provincia que se están diseñando en los despachos de grandes consultorías pagadas por inversores privados. Me los imagino a lo Christian Grey, mirando la ciudad desde grandes ventanales acristalados, con las manos en los bolsillos del pantalón lanzando consignas a su equipo para seguir cercando al técnico de la administración de turno hasta conseguir los permisos para su proyecto.

Que Granada figure en los planes estratégicos de la iniciativa privada para instalar sus negocios es estupendo. Que desde la administración pública no haya más planes para Granada que los previstos para este fin de semana es desolador. Que la opinión pública se felicite por la apertura de nuevas empresas es lógico. Que los principales y casi únicos beneficiados de esas iniciativas sean sus promotores es una irresponsabilidad. Que nadie esté pensando en qué modelo de ciudad, de provincia, va a ser el que de sustento y bienestar a los granadinos y granadinas en los próximos años es, sencillamente, algo a lo que empiezo a acostumbrarme.

Me acabo de acordar del teleférico ¿será la siguiente gran apuesta en Granada?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *