Martes, 12 Diciembre, 2017

            

La frescura del Granada B condena al Real Jaén (3-2)

El filial da la cara ante su público y logra la victoria, perjudicando en exceso a un Real Jaén que completó una buena segunda mitad pero que acaba por no levantar la cabeza

Foto: Antonio L. Juárez
Gabriel Sánchez @Gabisancara


image_print

Son buenos tiempos para el filial. Los chicos del Granada B no cesan en su glorioso camino de rosas en casa, donde han ofrecido en prácticamente toda la temporada una imagen virtuosa. Las tres unidades espigadas esta mañana ante el Real Jaén pronostican de manera no matemática pero sí previsible la participación, un curso más, del segundo equipo granadinista en Segunda División B. La cara antagónica de la historia pertenece al Real Jaén, que a su preocupante coyuntura económica se le une con desoladora solidez la parcela deportiva. Los de Barla García no logran salir del descenso y cavilan con temor un hipotético descenso a Tercera División.

El técnico barcelonés Lluís Planagumà usó en esta ocasión a los dos centrales que menos regularidad han porteado a lo largo de la campaña: Pawel y Hugo Gomes. Hongla no tomó partida en el once, a pesar de estar convocado en la citación del filial. También fue la reivindicación algunos activos menos habituales, como Santana –que abriría la lata del marcador- o Jean Carlos, muy participativo e incisivo por la izquierda, y que anotaría asimismo el tercer gol de la cuenta nazarí.

Nada más rodar la bola en Los Cármenes se percibió una de las premisas más claras que  el Real Jaén intentaría promulgar: acumular a muchos hombres en el centro del campo y esperar detrás del balón, a sabiendas de la gran capacidad goleadora del equipo nazarí y como coherente método para no sucumbir en una afrenta realmente importante para sus intereses.

Su agónica situación deportiva y económica les obligó a no pensar en todo aquello que no fuera cosechar una victoria en el feudo nazarí. Esa comprensión fue acatada por la afición de los locales, que apoyó al cuadro visitante mediante cánticos tales como “Jaén nunca se rinde” o “Real Jaén, solución”.

La primera llegada del Real Jaén llegaba a los diez minutos de juego, cuando Fede remataba de cabeza tímidamente, cazando Ballesté el cuero sin problemas. La réplica del cuadro dirigido por Planagumà mostraría a continuación la entereza de un conjunto mucho más seguro de sí mismo y de vitalidad permanente. Al minuto de la advertencia jienense, Santana pondría al plantel de Planagumà mandando en el luminoso tras aprovechar un rechace enmarañado de Ramos en el corazón del área. Sin tiempo apenas para encajar el golpe de moral, Matheus conseguiría el segundo gol de la mañana tras hacer un magnífico giro de cadera en el espacio que ocupa una baldosa, y después colocando el balón en la escuadra de Felipe Ramos con un potente tiro.

Jean Carlos intentó aumentar la renta mediante una jugada personal por banda que no acabó en gol por muy poco; la bola lamió el travesaño. La convicción del Jaén se diluía ante la convicción de los bisoños jugadores del Granada B, de labor incontestable ante su público. El equipo estaba llegando con bastante facilidad y prestancia a los dominios del Real Jaén, que se echó aún más atrás como único remedio visible para no encajar una renta mayor.

La suerte también se puede convertir en una quimera cuando pocos factores acompañan al escudo que porta tu camiseta. Eso debió pensar Fede, que tuvo un tanto en sus botas tras reventar a la bola en la frontal del área de Ballesté, pero que repelió el palo para infortunio de sus intereses. También es cierto que la delantera local tuvo opciones de aumentar su ventaja, con peligrosos avisos de Matheus –tales como su taxativo remate de cabeza en el veintitrés que no acabó dentro por centímetros- o a través del siempre móvil y dinámico Peña, que ofrece una movilidad muy interesante entre líneas de embestida. La desesperación se palpaba en el sentir de los jugadores liderados por José Manuel Barla, que hacían aspavientos de desesperación cada vez que erraban una acción. Pasó lo propio al filo del descanso, cuando Quesada remató de cabeza un buen centro que no culminó con el premio deseado.

Pero no se bajaron los brazos por su parte. El descanso sentó de maravilla para los jienenses, que iniciaron una singladura experimental muy aconsejable dada su necesidad de puntuar. Atosigando sin tregua con sus líneas adelantadas, pusieron en serios aprietos a la zaga granadinista, que precisamente lograría sacar rédito de ese descoloque defensivo visitante. Un contraataque magistral y vertiginoso por parte de todo el equipo culminó en la incursión de Matheus en área contraria, que hizo a su vez el pase de la muerte para que Jean Carlos rematase a placer y aumentase la renta.

La voluntad del Real Jaén vio su luz en otra contra, a través de la cual lograrían pisar los talones en el marcador al Granada, que se diluyó levemente en comparativa a su solvencia de la primera mitad. Rafa Mella remataría a placer tras cruzar la bola a Ballesté, como guinda a una hilvanada conexión de todo su conjunto. El partido, de ida y vuelta, comenzó a ser un recital de ocasiones por parte de ambos entes, que ofrecieron a la nutrida grada de Los Cármenes un evite entretenido e imprevisible, con ligera inclinación para el Granada B, que fue siempre más constante en sus prestaciones y que pudo incidir aún más en la herida del conjunto jienense si no hubiese errado en las múltiples ocasiones de gol que experimentó a su favor

La intensidad se fue diluyendo y el marcador no se movió más, dolorosa noticia para el Real Jaén y realidad gustosa para el filial nazarí. Los primeros porque se hunden un poco más en la clasificación y ven menos salidas a su angustiosa coyuntura; el Granada B por su parte cierra con este resultado un apartado de dudas, y de manera pronosticable tendrán el gusto de repetir el año que viene su incursión en la tercera categoría española de fútbol salvo debacle.

FICHA TÉCNICA

Once del Granada CF B: Pol, Marín, Gomes, Tomás, Pawel, Sulayman, Santana (Yeray, minuto 73), Navarrete (Entrena, minuto 65), Matheus (Luis Suárez, minuto 70), Peña, Jean Carlos.

Once del Real Jaén: Ramos, Ordóñez, Nando, Carmona, Mario, Quesada, Rafa Mella (Trujillo, minuto 65), Víctor Andrés, Vitu, Fede (Álvaro Aguado, minuto 71), Santi Villa.

Goles: Santana 1-0 (minuto 11); Matheus 2-0 (minuto 14); Vitu 2-1 (minuto 48); Jean Carlos 3-1 (minuto 52); Mella 3-2 (minuto 54)

Árbitro: Francisco Sáez Vital (Colegio Andaluz). Amonestó a Marín (minuto 62); Sulayman (minuto 75).

Incidencias: partido correspondiente a la trigésima jornada del Grupo IV de Segunda División B, que enfrentó al Granada CF B frente al Real Jaén CF en el estadio Nuevo Los Cármenes (Granada).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *