Lunes, 23 enero, 2017

La falta de ejercicio no tiene la culpa de la obesidad

Los mensajes de salud pública se ha centrado inútilmente en mantener un "peso saludable" mediante el conteo de calorías, pero es la fuente de las calorías lo que importa

Obesidad y salud


image_print

El ejercicio regular es la clave para evitar trastornos graves, como diabetes, enfermedades del corazón y demencia, escriben estos científicos, pero las calorías de la dieta generan más problemas de salud que la inactividad física, el alcohol o tabaquismo conjuntos.

OBESIDAD Y PROBLEMAS EN EL METABOLISMO

La evidencia científica sugiere ahora que hasta el 40 por ciento de las personas dentro de un peso normal (IMC) podrá, no obstante, albergar anormalidades metabólicas perjudiciales típicamente asociadas con la obesidad. Pero pocos se dan cuenta de esto y muchos creen erróneamente que la obesidad se debe enteramente a la falta de ejercicio, una percepción que está firmemente arraigada en el marketing corporativo, según un grupo de investigadores.

Estas son las principales conclusiones de un llamativo editorial, publicado en la edición digital de ‘British Journal of Sports Medicine’, que señala como culpable principal del aumento de la obesidad en la población al exceso de azúcar y carbohidratos en la dieta.

Estos expertos, principalmente del Departamento de Cardiología del Hospital Frimley Park, en Surrey, Reino Unido, describen las tácticas de las relaciones públicas de la industria alimentaria como “peligrosamente parecidas a las de las grandes tabacaleras”, que promovieron la negación, la duda, la confusión e “inclinaciones científicas” para convencer al público de que fumar no está relacionado con el cáncer de pulmón.

“El apoyo de famosos a bebidas azucaradas y la asociación de la comida basura y el deporte debe terminar”, declaran, y agregan que los clubes de salud y los gimnasios tienen que dar ejemplo mediante la eliminación de la venta de estos productos en sus locales. “La legitimación ‘halo de salud’ de los productos nutricionalmente deficientes es engañosa y no científica”, escriben.

Los mensajes de salud pública se ha centrado inútilmente en mantener un “peso saludable” mediante el conteo de calorías, pero es la fuente de las calorías lo que importa, señalan. “Las calorías del azúcar promueven el almacenamiento de grasa y el hambre. Las calorías de la grasa inducen plenitud o saciedad”, escriben.

La prevalencia de la diabetes aumenta 11 veces más por cada 150 calorías de azúcar adicionales consumidos diariamente, en comparación con la cantidad equivalente de calorías consumidas en forma de grasa, dicen. Y la evidencia sugiere ahora que los carbohidratos no son mejores, añaden.

REDUCIR CARBOHIDRATOS, EL ENFOQUE MÁS EFICAZ PARA PERDER PESO

Investigaciones recientes indican que la reducción de carbohidratos en la dieta es el enfoque más eficaz para reducir todas las características del síndrome metabólico y debe ser la estrategia primaria para el tratamiento de la diabetes, con beneficios que se producen incluso aunque no se pierda peso.

Además, otros estudios sugieren que en lugar de tomar carbohidratos antes del ejercicio intenso, los atletas funcionarían mejor con una dieta baja en carbohidratos y rica en grasas, sobre todo los que ya son resistentes a la insulinas.

El entorno de la comida debe cambiarse para que la gente tome de forma automática las opciones saludables, sugieren los autores. Este “tendrá un impacto mucho mayor en la salud de la población que el asesoramiento o la educación. La opción sana debe convertirse en la opción más fácil”, proponen.

“Es hora de terminar con los daños causados por la maquinaria de relaciones públicas de la industria de la comida basura. Hagamos caer el mito de la inactividad física y la obesidad. No se puede huir de una mala dieta”, concluyen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *