Viernes, 17 Noviembre, 2017

            

La expareja de Juana Rivas pide que no sean usados como “paradigmas” de la violencia de género en España

Los abogados de Arcuri afirman no entender "cómo ni por qué se le da altavoz a personas que han mostrado un desprecio tan absoluto al estado de derecho"

Archivo GD
EP


image_print

El equipo jurídico del italiano Francesco Arcuri ha pedido que se deje de “utilizar” a su representado y a su expareja Juana Rivas como “paradigmas” de la violencia de género en España, después de que ella y su asesora Francisca Granados participaran la semana pasada en un acto contra la violencia machista celebrado en el Congreso de los Diputados.

Tras mostrar su “más sincero apoyo y respeto” hacia las organizaciones que luchan contra la violencia de género, los abogados de Arcuri afirman no entender “cómo ni por qué se le da altavoz a personas que han mostrado un desprecio tan absoluto al estado de derecho” y que “están instaladas en un permanente estado de difamación” hacia su cliente.

Sostienen que esto “nunca debería consentirse en un foro como el que acogió el órgano legislativo español” y “suplican” que se deje de utilizar a su representado, y por ende a Rivas y Granados como paradigmas, en uno y otro lado, de la violencia de género en España cuando ellas están investigadas en procesos judiciales “por no respetar las normas jurídicas y las resoluciones judiciales”.

Los abogados de Arcuri recuerdan que éste ya cumplió su condena del año 2009 y “todo lo que se le está causando desde foros que permiten las denigrantes actuaciones de las arriba reseñadas es perpetuarla de forma injusta e ilegítima”.

Insisten en que, pese a la denuncia que se interpuso en 2016 por presuntos malos tratos, no existe proceso judicial alguno en contra de su cliente y advierten de que el fondo de la violencia de género es la desigualdad y con esta situación “se dinamita la igualdad que se reclama”.

“El señor Arcuri, la ruega, la suplica, la quiere. Sin pretender que le pongan un altavoz. Sólo ser una persona más que tuvo un error en el pasado, que cumplió su condena y que, a día de hoy, simplemente está luchando en los juzgados italianos, por el bienestar de sus hijos, como tantos y tantos padres”, agrega el equipo jurídico, que ha recordado que la sentencia de 2009 se aceptó por conformidad por parte de la expareja de Juana Rivas “tras retirar en el mismo acto de juicio la acusación contra ella por las lesiones en ámbito familiar que él había sufrido”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *