La empresa que presta el servicio técnico en el Teatro Isabel la Católica defiende su gestión

Tras la petición del equipo técnico del Teatro municipal Isabel la Católica, compuesto por cinco personas, para que les volvieran a contratar, la empresa que actualmente gestiona las tablas ha publicado un comunicado en el que explica su versión.

Durante varios años la empresa Espectáculos Granada fue la concesionaria de la prestación de servicios técnicos en el Teatro Isabel la Católica. En septiembre del pasado año, tras el fallecimiento del director de EG y posterior cierre de dicha empresa, el Ayuntamiento de Granada, ante la falta de tiempo para sacar una nueva licitación en plazo y con objeto de poder seguir manteniendo operativo el Teatro Isabel la Catolica “le pidió a la empresa RCK que aceptara la cesión del mencionado contrato”, según apunta su gerente, José Luis Romero.

El comunicado enviado por la empresa reza que “antes de dicha cesión, RCK se entrevistó con el personal que venia prestando ese servicio. Este personal aporto documentación donde se dejaba meridianamente claro, que tras una demanda por supuesta cesión de trabajadores interpuesta a EG, aportaron la renuncia expresa a la misma, así como el finiquito liberatorio firmado con dicha empresa”.

RCK afirma que “aunque no tenía obligación de contratar a dicho personal, se decidió seguir con el mismo, con un contrato de obra y servicio de septiembre hasta Junio, que coincide con la temporada de actividad del Teatro. Hasta ese mes se les venia pagando religiosamente sus salarios, a pesar de que el Ayuntamiento no pagaba a Rck, teniendo por esa fecha una deuda de mas de 100.000€ con la empresa”.

En el mes de mayo este personal demandó tanto al Ayuntamiento de Granada como a RCK por cesión ilegal de trabajadores. En julio, con el fin de temporada, se les comunico el cese de su contrato. La empresa que gestiona el teatro mantiene que “en septiembre comunicamos al Ayuntamiento nuestra decisión de no renovar el contrato de prestación de servicios. El consistorio buscó otra empresa del sector para ceder el mismo, pero a pocos días de la renovación, los servicios jurídicos del Ayuntamiento comprobaron que dicha empresa no cumplía con los requisitos de solvencia económica. Por tanto, la concejala de Cultura nos pide que renovemos el contrato, ya que técnicamente no tienen otra solución para no cerrar el teatro el 1 de octubre, debido a tiempo de formalizar una nueva licitación o buscar otra fórmula de contratación posible”. Un contrato que fue aceptado “simple y llanamente para no dejar a la ciudad con un teatro cerrado”.

Para esta nueva temporada la empresa ha decidido contratar a otra plantilla con la que, al parecer, “el propio Ayuntamiento y el resto del personal del teatro están muy satisfechos”, según afirma José Luis Romero, administrador único de RCK.