Martes, 22 Agosto, 2017

            

La Diputación dotará de seguridad a la zona de casas-cueva de Marchal afectadas por desprendimientos

La obra, pendiente de licitación, supondrá una inversión de 120.000 euros de los que 60.000 corresponden a los planes provinciales de Obras y Servicios 2014-2015 de la Diputación y el resto a una subvención especial con cargo a fondos europeos Feder



image_print

La diputada de Economía, Fomento y Contratación de la Diputación de Granada, Inmaculada Hernández, ha visitado con el alcalde de Marchal, Juan Manuel García Segura, la zona de viviendas cueva en la que se va a construir un muro de hormigón que subsane el desprendimiento de una ladera que pone en riesgo la seguridad de la población que vive en esta zona, una de las más deprimidas del municipio.

La obra, pendiente de licitación, supondrá una inversión de 120.000 euros de los que 60.000 corresponden a los planes provinciales de Obras y Servicios 2014-2015 de la Diputación y el resto a una subvención especial con cargo a fondos europeos Feder.

La necesidad de esta actuación se remonta a 2011 y el Ayuntamiento de Marchal ha enviado en cuatro ocasiones proyectos y memorias a la Junta de Andalucía con la finalidad de conseguir financiación para estabilizar el talud que se ha venido abajo y garantizar la habitabilidad de estas familias que conforman una población en la que hay aproximadamente unos cuarenta niños.

En esta visita, la diputada ha podido comprobar que “la ladera se había venido totalmente abajo por la erosión y el paso del tiempo” habiendo por encima “un camino que ha desaparecido con el peligro que conlleva para las familias que viven en las casas cueva y sobre todo para los niños” que juegan a diario en este entorno.

Según se certifica en la memoria valorada que ha elaborado la delegación de Economía, Fomento y Contratación de la Diputación de Granada “en la parte superior existen viviendas cueva situándose a escasos cuatro metros al borde de talud con el balizamiento o barandilla desprendida y con una diferencia de cota en torno a los doce metros”.

“Una exposición a los agentes meteorológicos puede derivar en inestabilidades locales ascendentes que pudiesen afectar en un futuro no muy lejano a las viviendas situadas en la parte alta”, detalla también la memoria que incide en que “el estado actual del terreno afecta a la seguridad de los peatones y en concreto de los niños”.

Las obras supondrán la construcción de un muro de hormigón armado que asegure la estabilidad entre las cotas 100 y 105, y otro que asegure la estabilidad entre las cotas 105 y 112 el cual se cimentará mediante micropilotes.

Una vez asegurada la estabilidad de la ladera se procederá a reponer los servicios, accesos y balizamientos necesarios.

“Es una actuación que parece que no luce mucho pero que es muy necesaria”, ha explicado la diputada Inmaculada Hernández quien ha hecho un llamamiento a la Junta de Andalucía para que sus responsables “vengan por aquí no solo a hacerse la foto” y “tomen conciencia y manden el dinero” para subsanar las necesidades del pueblo.

El alcalde de Marchal, Juan Manuel García Segura, ha reconocido que el hecho de no haber conseguido la financiación correspondiente en la administración autonómica para abordar este proyecto en su totalidad “nos tenía a todos bastante preocupados porque sobre todo en época de lluvias podían derivarse problemas de mayor envergadura”.

Tras una reunión en Sevilla en la que la que la Junta le certificó que se le denegaba la subvención correspondiente, el alcalde de Marchal se ha congratulado de que, la Diputación haya tenido a bien de concedernos financiación suficiente para acometer todo el muro en su totalidad y garantizar la habitabilidad de estas personas” que “se merecen el mismo trato que otras personas que viven en otro entorno de mayor privilegio que pueda tener el municipio”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *