Martes, 26 Septiembre, 2017

            

La Diputación acerca la cultura a la tradición escultórica y pictórica de la Navidad con la muestra Aquende et allende

Podrá ser visitada hasta el próximo 23 de febrero

E.P.


image_print

El diputado delegado de Cultura y Patrimonio, José Torrente, ha inaugurado en la Sala Alta del Palacio de los Condes de Gabia la exposición Aquende et allende. Obras singulares de la Navidad en la Granada Moderna (siglos XV-XVIII). Como indicó el diputado en este acto, “estamos haciendo una maravillosa contribución a este tiempo de ocio” acercando “la cultura a la emoción y el sentimiento cristiano” y a “una forma de pensar y de ser cuando llega la Navidad”.

“La Diputación de Granada viene contribuyendo desde los últimos tres años a que estas fechas tengan también este referente cultural” en la sede de la delegación de Cultura en el granadino barrio del Realejo, ha explicado José Torrente incidiendo en la importancia de estas actividades culturales cercanas a todos los públicos recuperando, como en los dos años anteriores y “sin bajar el listón, la esencia del Nacimiento de Jesús como un referente en la cultura occidental y cristiana”.

“Hay obras que han sido cedidas gracias al Arzobispado, la Iglesia Catedral, el Ayuntamiento de Granada y tantos conventos e iglesias parroquiales que permiten el visionado de esta exposición durante los próximos tres meses”, ha reseñado José Torrente quien ha agradecido también la presencia del vicario general de la Diócesis de Granada, Manuel Reyes, en la inauguración de la exposición.

El vicario general se ha congratulado por su parte de que “establecer en el centro de la ciudad una exposición como ésta durante la Navidad nos da una ocasión de manifestar el misterio de lo que significa la Navidad en profundidad” y ha elogiado el trabajo de la Diputación Provincial y el comisario Lázaro Gila pues “es un gran conocedor del arte pero al mismo tiempo un hombre de una gran sensibilidad religiosa para darle a la exposición el sentido que debe de tener”.

La muestra Aquende et allende. Obras singulares de la Navidad en la Granada Moderna (siglos XV-XVIII), que podrá ser visitada hasta el próximo 23 de febrero, contiene una precisa selección de obras de artistas de la talla de Carlos Maratta, Leandro Bassano, del taller o seguidor de Hans Memling, pintura novohispana, Alonso Cano, Atanasio Bocanegra, Pablo de Rojas, y Juan de Sevilla, entre otros autores y escuelas.

El comisario de la exposición, Lázaro Gila, ha reseñado que “los grandes artistas de este período situaron a Granada en un destacado lugar dentro del panorama artístico del mundo hispánico, aunque tampoco hay que olvidar que, junto a esta rica producción local, la ciudad recibió un constante arribo de obras procedentes de otros significativos centros artísticos, de carácter nacional e internacional”.

Son numerosas las instituciones que han accedido a los diferentes préstamos solicitados por la Diputación para esta exposición. Entre ellas se encuentran las siguientes: Santa Iglesia Catedral, Arzobispado, Curia Eclesiástica, conventos, parroquias de Granada y provincia, Universidad y Ayuntamiento de Granada, Museo de la Casa de los Pisa, Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, y Hermanos Obreros de María así como prestadores particulares.

Seis secciones componen esta muestra. En la primera, alusiva a los momentos previos al nacimiento de Cristo, se exhiben los Desposorios de san José y la Virgen, obra novohispana —mexicana—, y Anunciación del vallisoletano Antonio de Pereda. La segunda sección está dedicada en exclusiva al Niño Jesús. Entre las obras figuran un lienzo del Niño Jesús de Resurrección, procedente del virreinato del Perú, el Niño Jesús que, según la tradición, perteneció a la reina Isabel la Católica, otro Niño contemplando la cruz, del sevillano Pedro Duque Cornejo, y un Niño durmiendo plácidamente en su cuna, quizás de Torcuato Ruiz del Peral.

El tercer apartado, el núcleo básico de la muestra al estar dedicado al nacimiento de Cristo y a los primeros momentos de su vida terrenal, se concreta en un importante ramillete de pinturas y un grupo escultórico con San José, la Virgen y el Niño. Al nacimiento en sí está consagrada la tabla flamenca de la Natividad del taller de Hans Memling; del pintor italiano Leandro Bassano es el Anuncio del ángel a los pastores. La Adoración al Niño está representada por dos lienzos, uno del cordobés Antonio del Castillo y otro del granadino Juan de Sevilla. Otros dos grandes cuadros ilustran la Adoración de los Reyes Magos, uno del pintor napolitano Agustín Beltrano y el otro de De Pereda. Complementan este capítulo una Presentación de Jesús en el templo, obra mexicana de mediados del siglo XVII, una tabla de la Circuncisión, de escuela castellana, y una Huida a Egipto de talleres granadinos.

La cuarta sección lleva por título Pequeñas obras selectas y en ella puede contemplarse un conjunto de piezas de reducido formato. Así, en el campo de la pintura cabe destacar el retablito-relicario con Virgen con el Niño, tradicionalmente atribuida al denominado Maestro de la Magdalena y ahora a un seguidor de Guillaume Benson; la Virgen de la leche del pintor sevillano Francisco Pacheco, la Virgen con el Niño, del taller de Carlo Maratta, o el Regreso de la huida a Egipto, del pintor francés Jacques Stella. En escultura, sobresale un desconocido grupo de San José y el Niño itinerantes, conformado por una imagen sevillana del Santo Patriarca, cercana a Juan Martínez Montañés, y un Niño dieciochesco de escuela granadina, que le fue añadido. Muy anterior en el tiempo es la atrayente Virgen con el Niño, conocida como la Virgen de la Esperanza, obra en alabastro que encarna los ideales del primer Renacimiento. Finalmente, y por su singularidad histórica, pues perteneció a fray Hernando de Talavera, primer arzobispo de Granada (1492-1507), cabe añadir el portapaz ebúrneo representado el tema de la Adoración de los Reyes Magos.

En la quinta sección, destinada al hogar de Nazaret, sobre María se exponen varios ejemplos entre los que sobresalen la pintura de la Virgen de Belén sobre nubes de Alonso Cano, una delicada Virgen de la leche, de un pintor seguidor del Racionero, y la escultura de la Virgen de Guía, una de las primeras imágenes marianas de la Granada cristiana.

El culto josefino cobrará especial relevancia a partir del siglo XVI y especialmente durante los siglos del Barroco. A diferencia de los tiempos medievales, ya no se le representará como un viejo decrépito, sino como un hombre joven y apuesto, que cuida de Jesús con auténtico y verdadero amor paterno. Así lo refrendan la talla de San José y el Niño itinerantes o el lienzo de San José con el Niño en brazos de la abadía del Sacromonte.

Completa esta sección una iconografía apócrifa de gran predicamento en la cultura bajomedieval: la llamada Santa Ana Triple, en la que figuran Santa Ana, la Virgen y el Niño. Se exhiben dos representaciones del tema, una de Diego de Pesquera, obra maestra del tercer cuarto del siglo XVI que, a su vez, sirvió de punto de referencia para otras posteriores, como sucede con la otra talla, debida sin duda a Pablo de Rojas.

La última sección se centra en la Sagrada Familia en su más amplio sentido, pues si en la mayoría de los ejemplos figuran San José, la Virgen y el Niño, en otros se incorporan San Joaquín y Santa Ana reuniendo de este modo a la Santa Parentela. En otros ejemplos se añaden, el Padre y el Espíritu Santo. Aquí predomina el apartado pictórico, ofreciendo obras que en su mayoría son poco conocidas, al no haber salido de sus habituales emplazamientos. Es el caso de dos pinturas de la Sagrada Familia, muy próximas al arte de Juan Sánchez Cotán. Otro lienzo de grandes proporciones ofrece en clave alegórica la representación de un banquete místico en el que José ofrece a Jesús el cáliz de la Pasión, mientras María asiste compungida a la escena.

Igualmente interesante desde el punto de vista iconográfico resulta la pintura de la Sagrada Familia en la que María se representa con el hábito de religiosa carmelita, detalle poco frecuente. El tema de la Santa Parentela está presente en la gran tabla de la capilla de Hernando del Pulgar, fechada en 1531, mientras que el de las Dos Trinidades en el lienzo de la basílica de san Juan de Dios debida al polifacético artista granadino José Risueño.

HORARIOS DE LA EXPOSICIÓN AQUENDE ET ALLENDE

Desde el 19 de diciembre de 2013 hasta el 23 de febrero de 2014

De lunes a sábado, de 11:00 14:00h. y de 18:00 a 21:00h.

Domingos y festivos, de 11:00 a 14:00 h.

25 de diciembre, de 11:00 a 14:00h. y de 18:00 a 21:00 h.

1 de enero de 2014, de 18:00 a 21:00 h.

24 y 31 de diciembre: cerrado

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *