Domingo, 28 Mayo, 2017

La diabetes supone un coste anual al SNS de unos 23.000 millones de euros

Actualmente hay cinco millones de pacientes en España y cada año mueren 25.000 personas por esta enfermedad



image_print

La diabetes, enfermedad que padecen cinco millones de españoles, supone un coste anual al Sistema Nacional de Salud (SNS) de unos 23.000 millones de euros, según ha informado este miércoles el presidente de la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE), Andoni Lorenzo Garmendia, con motivo de la celebración del Día Mundial de la enfermedad, este viernes.

Si se desglosa este gasto en costes directos e indirectos, 17.630 millones son por costes indirectos, de los cuales 8.400 millones son por absentismo laboral, 9.484 millones por jubilaciones anticipadas y 101 millones por gastos sociales. Por su parte, los costes directos son de 5.447 millones, siendo 1.708 euros el coste anual por paciente y tratamiento hospitalario.

Se trata, por tanto, de una enfermedad “crónica y grave” que, además, genera importantes comorbilidades. De hecho, el presidente de FEDE ha recordado que provoca siete de cada diez amputaciones no traumáticas de la extremidad inferior. Además, también puede causar ceguera ya que el 16 por ciento de las personas ciegas lo son por esta causa. “Somos el segundo país del mundo, por detrás de Estados Unidos, con mayor número de amputaciones por diabetes”, ha subrayado.
En este sentido, el experto ha alertado de que la enfermedad causa 25.000 muertes al año en España y que el 43 por ciento de los pacientes está sin diagnosticar. Unas elevadas cifras que cobran aún más importancia si se tiene en cuenta que el último informe de 2014 de la Federación Internacional de Diabetes (IDF, por sus siglas en inglés) advierte de que en el año 2035 habrá un aumento del 55 por ciento de casos de diabetes en todo el mundo.

El incremento de la incidencia está “íntimamente” ligado a los cambios del estilo de la población y, especialmente, al aumento de los índices de obesidad. Y es que, según los últimos datos aportados por el Estudio sobre Obesidad de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) de 2014, una de cada seis personas en España son obesas, y el 26 por ciento de los niños y el 24 por ciento de las niñas tiene sobrepeso.

“ENFERMEDAD DE LA CIVILIZACIÓN”

“Es una enfermedad de la civilización porque está relacionada con la ingesta de alimentos ricos en azúcar, grasas y sodio, así con el aumento del sedentarismo entre la población”, ha apostillado el coordinador del área de Nutrición Comunitaria y Salud Pública de la Fundación Española de Dietistas, Manuel Montiño.

Para defender esta afirmación, el experto ha hecho alusión a un metaanálisis de 22 ensayos en los que se ha mostrado que mejorando diversos parámetros del síndrome metabólico se consigue reducir el riesgo de padecer diabetes.

En concreto, ha informado de que algunos de estos estudios han señalado que la reducción del consumo de carne roja se relaciona con un menor riesgo de diabetes; la ingesta diaria de una lata de refresco azucarado aumenta hasta un 18 por ciento las probabilidades de padecer esta enfermedad; y que, aunque no está demostrado que las grasas saturadas y trans y los frutos secos aumenten dicho riesgo, sí que lo hacen a nivel de enfermedades cardiovasculares, otra de las principales complicaciones de los pacientes diabéticos.

Del mismo modo, prosigue, diversas investigaciones han desvelado que la dieta mediterránea reduce en un 23 por ciento la posibilidad de padecer diabetes; el consumo de dos gramos diarios de fibra en un 6 por ciento; las frutas y verduras en un 10 por ciento; y los ácidos grasos Omega 3 cuando se consumen como parte de una alimentación saludable.

“Por tanto, esta enfermedad se puede prevenir con una alimentación saludable con la práctica regular de ejercicio físico”, ha apostillado Montiño.

LA IMPORTANCIA DE LA EDUCACIÓN DIABETOLÓGICA

Ahora bien, para conseguir disminuir el número de pacientes y mejorar la prevención es “necesario” una “buena” educación diabetológica, tal y como ha aseverado el portavoz del sindicato de Enfermería (SATSE) en el ámbito de Atención Primaria, Jesús García.

El experto ha destacado la importancia de que esta educación se realice en los centros de salud, “por ser la puerta de entrada al SNS”, especialmente en las consultas de enfermería. “La educación para la salud en el diabético le ayuda a tomar conciencia de su enfermedad, le dota de recursos para el autocuidado, previene complicaciones y mejora su nivel de salud”, ha recalcado.

En este punto, el presidente de FEDE ha advertido de que un reciente estudio a nivel europeo ha puesto de manifiesto que el tratamiento de la enfermedad en España es “muy mejorable”, debido a que se encuentra en el puesto 18 de 30 países de Europa, quedando por detrás de Portugal, Eslovenia o Hungría.

Algunas razones que determinan esta posición tienen que ver con las diferencias en los tratamientos entre las comunidades autónomas, los estilos de vida sedentarios, la baja tasa de control regular periódico de la glucosa entre los pacientes o las elevadas tasas de obesidad.

Por ello, y tras insistir en la importancia de incrementar la educación entre los pacientes, Lorenzo Garmendia ha solicitado a las administraciones sanitarias una implementación de la Estrategia de la Diabetes en el SNS; una mayor apuesta por la formación y educación diabética; la puesta en marcha de campañas de información y detección precoz; y la creación de iniciativas de educación en hábitos saludables.

Finalmente, ha asegurado que el “primer” objetivo de su organización es conseguir que se cree la especialidad de educadora en diabetes. “Estamos ante una cuestión de Estado y los planes estratégicos deben ser generales y comunes en toda España”, ha zanjado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *