Jueves, 24 Agosto, 2017

            

La despoblación amenaza al 39% de los municipios de Granada con la extinción

De las 172 localidades que tiene el territorio nazarí, 67 tienen mil habitantes o menos, cifra que ha ido aumentando con el paso de los años

Imagen de archivo de Capileira, uno de los municipios catalogados como en riesgo de extinción | Foto: Archivo
Sarai Bausán García | @Sarai_Bausan


image_print

La gran parte de los municipios de la provincia de Granada pasan por una misma realidad: cada año, tienen menos habitantes. Así, con el discurrir del tiempo, la unión entre las bajas tasas de nacimiento y el éxodo de los ya inscritos en el padrón por trabajo o estudios hacen que sus calles estén cada vez más vacías. Una situación que se puede vislumbrar en el informe ‘Población y despoblación en España 2016’, creado por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), a partir de los datos de población del INE.

Tal y como se muestra en el informe, el 39% de los municipios de Granada tiene 1.000 o menos habitantes, lo que les hace ser catalogados como “en riesgo de extinción”.

Gracias a esta amplia cifra, Granada ha conseguido la nada deseable distinción de ser la provincia que más pueblos tiene en esta categoría de toda Andalucía, encontrándose en este rango 67 municipios de los 172 que tiene el territorio nazarí.

Para que conozcas de forma detallada cuáles son los municipios que no superan los 1.000 habitantes en este último estudio del INE, aquí te dejamos la siguiente tabla:

Municipios de Granada en riesgo de extinción | Ilustración: Sarai Bausán García

Este panorama no se ha producido de la noche a la mañana, ni mucho menos, sino que desde 1996, último año del que dispone de censos el INE, la provincia ha ido aumentando el número de municipios con menos de 1.000 habitantes, habiendo pasado en este lapso de tiempo de las 49 localidades en riesgo de extinción a las 67 que existen en la actualidad. Un cambio acrecentado en el último ejercicio de 2016, cuando unió cuatro nuevos territorios a la lista conformada el año anterior.

De ese modo, Játar, El Valle y Villamena han reducido drásticamente el número de habitantes en un año, mientras que de Domingo Pérez de Granada no se disponía de cifras debido a que no se realizó revisión del padrón.

UN JARRO DE AGUA FRÍA PARA LOS MUNICIPIOS

Esta noticia no ha sido bien encajada por los dirigentes de los municipios que, para luchar contra esta despoblación, llevan a cabo distintas iniciativas para motivar la llegada de nuevos habitantes a su territorio.

Es el caso de María Isabel Corral Carrillo, alcaldesa de Calicasas, uno de los municipios afectados. Correl señala que el territorio “está creciendo, no a un gran ritmo, pero sí viene gente a vivir porque a pesar de ser un pueblo pequeño, a la gente le gusta venir”. “La natalidad está bajísima como en todos los sitios, pero están viniendo parejillas jóvenes y nos vamos salvando.”, recalca.

Rafael Leyva, alcalde Nivar, señala, por su parte: “Esto se encaja mal porque es de los más pequeños de los pueblos de nuestro entorno. Lucharemos por pararlo, pero se encaja mal”. Asimismo, el dirigente comenta que la situación del municipio mejora en las épocas de primavera, verano y otoño, en las que la población “se duplica o, incluso, se triplica”.

“Vamos a menos habitantes, se debería de invertir porque la calidad de vida que hay en estos pequeños municipios no la hay en las grandes ciudades y si todos nos vamos a las grandes ciudades, ¿que hacemos con esta riqueza tan importante que tenemos?, ¿la anulamos?”, manifiesta Rosa Martínez, alcaldesa de Beas de Guadix.

La inclusión de Calahorra en este listado, según señala su primer edil de la localidad, Alejandro Ramírez Pérez, se debe a que desde el cierre de las minas de Alquife, allá por el año 1997, los trabajadores tuvieron que marcharse del lugar en busca de trabajo y “se fueron con el matrimonio y el hijo, por lo que perdíamos 4 o 5 miembros de golpe”. “No se acepta bien porque te das cuenta de que el pueblo envejece debido a que tenemos la natalidad baja y que los más jóvenes se tiene que marchar para incorporarse en el marcado laboral. Esto afecta al ánimo del pueblo en general porque la escuela cada vez tiene menos niños, en la calle no juegan los niños, los jóvenes escasean y eso deprime”, incide.

GRANADA LUCHA POR RECUPERAR A SU POBLACIÓN

Entre las medidas que se están tomando en estas zonas se encuentra la emprendida por el alcalde de Nívar, donde se “habla con la gente para que se empadronen aquí, ya que hay bastante segunda vivienda. Además, se incita la comunicación de la imagen del municipio porque hay gente que no conoce Nivar aunque esté tan cerca de Granada y cuando lo conocen se quedan encantadas”.

Por su parte, mientras que en Calicasas se promueve la construcción de nuevas viviendas para albergar a una mayor cantidad de población, en Beas de Guadix trabajan para que el nivel de vida sea el más adecuado posible y tengan los mejores servicios, además de intentar atraer más turismo.

El alcalde de La Calahorra afirma que en su municipio se incentiva la industria y han cambiado las normas urbanísticas en suelo rústico no urbanizable para primar la construcción de naves ganaderas o pequeñas industrias. “Es complicado que desaparezca nuestro pueblo porque 700 y pico habitantes, para que desaparezcan, tiene que pasar años, y esperamos que en el trascurso del tiempo, el desarrollo llegue de una forma u otra. Confiemos que en su momento las medidas den algún resultado”, muestra esperanzado el primer edil.

 

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. buenos dias he estado leyendo y la verdad es que los alcaldes tienen razon pero si ofrecieran trabajo como en poblaciones de otras provincia para familias con hijos a cargo ganarian mucha poblacion

  2. También sería conveniente que bajaran los alquileres y preparan casas para alquilar por largo tiempo y no sólo para turistas de fin de semana, es una pena que estan dejando caer las casas con tal de no alquilarlas,

  3. Estas noticias ya son cansinas. Vale que hay despoblación y que, preferentemente, se busquen parejas con hijos pero en el supuesto que no acuda este perfil a los pueblos, ¿por qué no aceptan a personas que estamos dispuestas a vivir y trabajar aunque no tengamos hijos?.

    Las personas sin hijos también generamos riqueza, aunque no llenemos las escuelas. Mejor que despoblarse será abrir la mano a aquellos que deseamos habitar en un pueblo.

    Lo llevo intentando años con Soria y resulta imposible, imagino que con Granada ocurrirá tres cuartos de lo mismo.

    ¿No sería inteligente y viable modificar los planteamientos que se están manteniendo hasta ahora?.

  4. Nosotros queremos montar una granja de gallinas ecologicas y un huerto ecologico, tenemos hasta los animales, para ser autosuficientes. Lo que no encontramos es una finca y una vivienda que nos podamos permitir, los dos estamos en paro y queremos alquilar con opcion a compra, no queremos que nos regalen nada, pero si que nos den la oportunidad de volver a empezar y no nos vean como criminales solo porque nos fuera mal el negocio que teniamos antes. Los pueblos despoblandose aqui en Granada y en muchos sitios. Pero si no tienes 3 bebes, nadie te ayuda a empezar en un pueblo de estos. Una pena