Domingo, 19 Noviembre, 2017

            

La derrota del Granada prueba la dificultad que tiene la Liga 123

El Granada ha perdido el liderato de la categoría de plata del fútbol español tras caer, en su propio estadio, frente al colista de la Liga123

Joselu durante un partido con el Granada CF | Foto: Gabinete Granada CF
Redacción GD


image_print

Desde Intelbet.es, sus expertos nos traen un pequeño análisis de lo que supone esta categoría. Nadie podía esperarse que el filial sevillista consiguiera su primera victoria tras 13 jornadas a domicilio, en casa de un líder que llevaba una dinámica ascendente y una moral muy alta. El partido fue la mejor prueba de que la Segunda División es de las más competitivas y complejas de Europa. No hay favoritos ni rival pequeño, cualquier cosa puede pasar en cada partido, y la liga es muy larga como para generar expectativas, ilusiones, o asegurar cosas a corto o medio plazo. 42 partidos son muchos y las diferencias de puntos entre el playoff y el descenso son mínimas.

Sin duda el Sevilla Atlético parte como uno de los equipos más débiles de la categoría, junto a un recién ascendido y humilde Lorca, y un equipo acostumbrado a vivir en el límite el último año como es el Nástic de Tarragona. Sorprendemente, si miramos ahora la clasificación, se observan equipo grandes y clásicos como Córdoba o Almería en esas zonas, estando incluso ocupando la última posición si nos referimos al conjunto verdiblanco, con 10 derrotas en 14 encuentros.

Los equipos recién descendidos, favoritos al ascenso

Debido al nuevo reparto de derechos televisivos, los equipos que han descendido de la Primera División, han obtenido unos ingresos muy por encima de la media de la categoría de plata, y ello les convierte en claros candidatos al playoff. Osasuna, Sporting de Gijón, y Granada, cuentan con un presupuesto y jugadores que están al alcance de muy pocos equipos de La Liga123. Buena prueba de ello es que ya están asentados en la zona noble de la tabla, ya que los tres ocupan los puestos de playoff o de ascenso directo.

Sin embargo, como decimos, no hay favoritos ni partido fácil en esta categoría, por lo que tendrán que jugar al máximo durante toda la temporada si quieren cumplir sus objetivos.

Factor campo, determinante

Si algo se ha observado con el paso de los años, es que en esta categoría el factor campo es determinante. Sacar adelante los partidos en casa puede ser clave a la hora de cumplir los objetivos. Ser un equipo sólido en tu estadio, puede marcar la diferencia entre los equipos que descienden, pero también entre los que ascienden. Es una regla que los conjuntos se graban en la memoria e intentan explotarla al máximo. Un buen ejemplo de ello son los equipos con experiencia en estas categorías, como Sporting, Osasuna, Huesca o Tenerife. Tras 7 partidos, siguen invictos como locales.

Del mismo modo, no todos los estadios son iguales. En la misma categoría, se visitan estadios grandes y de Primera División como Los Cármenes, El Molinón, El Sadar, Carlos Tartiere… Pero también estadios muy pequeños, de equipos humildes, donde cada disputa de balón se hace al 200%. Hablamos de estadios como el Francisco Artés Carrasco (Lorca), Santo Domingo (Alcorcón), Camp Nou Municipal (reus), o el estadio de la Cultural Leonesa.

En definitiva, la Liga 123 es una categoría donde la competitividad y la exigencia son máximas, y los equipos deben disputar las 42 jornadas al 100% si quieren lograr sus objetivos, ya que una pequeña mala racha de 3-5 partidos puede cambiar mucho la situación clasificatoria de los conjuntos y truncar los objetivos marcados. Se presenta una temporada apasionante donde no hay favoritos en ningún extremo de la tabla. Ni ascenso, ni descenso. Todo puede pasar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *