Lunes, 24 Septiembre, 2018

            

La cultura sefardí, la gran olvidada de Granada | Vídeo y galería

El Palacio judío de los Olvidados, a los pies de la Alhambra, intenta rellenar el vacío que hay en la historia con este pueblo que fue de gran importancia en la zona

Fachada del Palacio de los Olvidados | Foto y vídeo: Enrique Díaz
José L. Moreno | @morenoluaces


image_print

Granada no es solamente tierra de musulmanes y cristianos. En la carrera del Darro, en el margen izquierdo del río, se encuentra el Palacio de los Olvidados. Un nombre que va de la mano con la historia de este pueblo importante en la historia de la ciudad: los judíos.

El Palacio de los Olvidados es una construcción sefardí, nombre que recibieron los judíos que vivieron en la zona hasta 1492 y que heredaron los que resistieron tras la llegada de los Reyes Católicos. Su nombre está estrechamente relacionado con un escudo que tuvo que ser borrado por la familia que vivía en este palacio, para reconvertirse al cristianismo, tras el llamado Edicto de Granada.

Si no puede ver el vídeo haga clic aquí

La cultura sefardí, la gran olvidada de Granada, esconde aún muchos misterios por descubrir. Este edifico, conocido por pocos, intenta rellenar ese vacío en la historia judía de Granada. Sus entrañas tratan de explicar cuál fue la postura de este pueblo ante la Santa Inquisición, cómo eran sus rituales o costumbres en su día a día.

El propio nombre de Granada tiene origen judío. Garnata Al-Yahud fue como los musulmanes denominaron la zona por la gran afluencia de este pueblo. Eran científicos, filósofos o poetas que ocupaban un papel importante en la sociedad. Samuel ibn Nagrelay, Moisés ibn Ezra o Yehuda ibn Tibbon, cuya estatua marca la entrada al antiguo barrio judío de la ciudad, el Realejo, son algunos de ellos.

Torturas de la Inquisición

La presencia de conversos no era del agrado para los cristianos que acaban de conquistar el Reino de Granada –como pasaba en la época en toda Europa–. La inestabilidad que vivía la zona tras la llegada de los Reyes fue tapada con acciones populares que dieron prestigio a Isabel y Fernando. Una de estas acciones era perseguir a conversos o ”falsos conversos” que habitaban a los pies del recinto de la Alhambra. Y uno de estos grupos de convertidos al cristianismo que creaban problemas por su poder económico y social eran los judíos.

La exposición que se muestra en el Palacio de los Olvidados, antiguos instrumentos de tortura, está muy ligada con la relación entre judíos y cristianos. La garrucha, el potro o la toca fueron algunos de los artilugios de tortura que, sobretodo, la iglesia utilizó contra grupos que incomodaban a los que tenían el poder.

Para visualizar la galería haga clic en la imagen

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.