Sábado, 25 Marzo, 2017

La Cueva de las Setas de Cájar reabre sus puertas

El centro acogerá cursos de formación a través del programa Granadaempleo II de la Institución Provincial

Dentro de la Cueva de las Setas en Cájar


image_print

La Cueva de las Setas de Cájar ha reabierto sus puertas tras someterse a un proceso de rehabilitación que ha supuesto una inversión de cerca de 200.000 euros, cofinanciados por diferentes administraciones públicas, entre ellas la Institución Provincial a través de su Programa de Fomento del Empleo Agrario (PFEA).

La diputada delegada de Economía y Fomento, Inmaculada Hernández, ha remarcado tras el acto de inauguración de las instalaciones que “estamos ante la reapertura de la historia de Cájar a través de un centro que no solo habla de la vida de un pueblo, sino que también se constituye como nuevo yacimiento de riqueza y empleo para el mismo”.

En esta línea, la diputada ha anunciado que “tras celebrar esta reapertura, vendrá una segunda fase que consistirá en impartir cursos de formación en estas galerías, impulsados por el programa Granadaempleo II de la Diputación de Granada”, pues “esta infraestructura, dedicada durante tantos años a la producción y el cultivo agroalimentario de las setas, es única en toda nuestra provincia y queremos que se convierta en un aula permanente que sirva de referente y lleve aparejada la realización de prácticas en empresas y el asesoramiento sobre el autoempleo”.

Por su parte, el alcalde de Cájar, Fidel Prieto, ha señalado que “las obras de acondicionamiento que han permitido recuperar este patrimonio municipal han dado trabajo a más de 25 personas de nuestro pueblo y no solo han permitido rescatar una seña de identidad, sino que ponen en valor un espacio con muchas posibilidades de generar empleo en Cájar”.

Las obras de rehabilitación de la Cueva de las Setas han intervenido sobre más de 600 metros lineales de galería, que se encontraban en un estado “ruinoso y en peligro de derrumbe”, según ha detallado el primer edil, quien ha añadido que “hemos conseguido mantener el espacio con una humedad superior a los 90 grados y una temperatura constante anual de entre 11 y 15 grados centígrados, si bien lo hemos dotado de red eléctrica, agua potable y canales de ventilación, por si fuera necesario ampliar sus niveles de humedad”.

La Cueva de las Setas de Cájar, que ha ido pasando por diferentes propietarios y en la actualidad está en posesión del Ayuntamiento cajareño, es una instalación que reúne las condiciones óptimas no solo para el cultivo de setas, sino también de otros productos con las mismas necesidades de crianza, como el queso o el vino, entre otros.

Sus orígenes se remontan a los años cuarenta del siglo pasado, cuando un francés-suizo amante de la cocina y la buena mesa llamado Enrique Tabourot Aupede se afincó en Cájar, excavó a pico y pala esta cueva, y fue el primero en introducir en Granada el champiñón, comercializándolo en los mejores restaurantes, bares y hoteles de toda la provincia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *