Martes, 24 enero, 2017

La cuentas de la lechera: seis puntos más y hecho



image_print

Manita y buen juego. No había mejor resultado ni mejores sensaciones para comenzar este rush final de la Liga, en la que una vez más el Granada tiene que pelear por mantenerse en la élite del fútbol español, aunque de primeras se partiera con una expectativas algo más optimistas. Claro está que nadie esperaba al conjunto nazarí peleando por puestos europeos, pero se planificó una plantilla para, por los menos, lograr la permanencia con cierto desahogo. Con muchos menos mimbres, equipos como Las Palmas, Éibar o Deportivo ya tienen el sello de Primera renovado para el próximo ejercicio. Sinceramente, ahí es donde debería estar ya el Granada.

Pero sobre este debate ya habrá tiempo de profundizar al final de la temporada. Ahora toca centrarse en la salvación y, como decía al principio, la primera de las cinco finales se saldó de un modo fabuloso para el Granada. 5-1 para los rojiblancos frente al Levante, rival directo que queda prácticamente fuera de la pelea: cinco puntos por debajo más el goal average. El lado negativo de la jornada vino de la mano de Getafe y Sporting. Ambos lograron triunfos inesperados y siguen acechando al Granada, aunque también es verdad que el Rayo se ha metido de nuevo en el fango y con un calendario aterrador por delante.

Así que estamos en el momento justo para hacer las cuentas de la lechera. Con 32 puntos, uno menos que el Granada, el Sporting marca el descenso. Restan cuatro jornadas por jugar. La tendencia de los últimos años nos dice que con seis puntos más, el equipo nazarí estaría casi con total seguridad salvado. Pero claro, mirando los rivales, Celta y Sevilla fuera y Las Palmas y Barcelona en Los Cármenes, salta la pregunta del millón. ¿De dónde saca el Granada dos triunfos? Es innegociable la victoria en casa ante el equipo insular y es más factible de lo que parece lograr algo positivo en Balaídos y en el Pizjuán. Los vigueses poco se juegan ya, una vez que tienen Europa en el bolsillo; y los de Unai Emery vendrán de la dura eliminatoria contra el Shakhtar y sin aspiraciones domésticas. Hay que ver el vaso medio lleno. Seis puntos y está hecho. A por ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *