Jueves, 13 de Diciembre de 2018

            

La construcción de líneas AVE, en mínimos históricos

Con la necesidad de la llegada del ferrocarril a Granada, la Alta Velocidad limita su peso en la obra pública al 2,6%, frente al 22% que copó en 2011, lo que aleja la lucha por la llegada del AVE soterrado

Tren AVE
E.P. | Román Callejón @RomanCallejon


image_print

Granada lleva ya 620 días desde que se cortaron las comunicaciones ferroviarias para comenzar las obras de un AVE que ni está, y casi ni se le espera. La incomunicación vía tren que padece la ciudad y la provincia va camino de los dos años y, aunque el Gobierno Central promete que llegará para verano, las augurios no son positivos.

Con este panorama, aparece un balance de dinero invertido en la infraestructura de la Alta Velocidad que se antoja descorazonador. Los datos que arroja este estudio muestran que el años pasado la inversión en este medio de transporte fue la más baja de la historia, lo que hace pensar que la lucha que mantienen los ciudadanos por un aumento de presupuesto para la llegada de unas vías soterradas a la ciudad de Granada está casi perdida.

La licitación de obras de construcción de nuevas líneas ferroviarias de Alta Velocidad (AVE) cerró 2016 en un nivel mínimo histórico, después de que durante el pasado año sólo se promovieran trabajos por 244,10 millones de euros.

Este importe arroja un desplome del 76% respecto al año anterior, porcentaje equivalente a un recorte de casi 1.000 millones de euros, según datos de Seopan, la patronal de grandes constructoras y concesionarias de infraestructuras.

De esta forma, el peso del AVE en el conjunto de toda la obra pública estatal se ha reducido hasta el 2,6%, su porcentaje más bajo en, al menos, la última década.

En el ejercicio 2015, la licitación de trabajos de Alta Velocidad representó el 11% de todas las obras públicas del país, porcentaje que fue casi el doble (un 21,6%) en 2014.

El AVE ha supuesto una mayor cota en la obra pública estatal incluso durante los años de crisis. Entre 2007 y 2013 su peso en la licitación total osciló entre el 6,1% de 2010 y el 22,2% del año 2011.

De hecho, el monto inversor de 244 millones de las obras licitadas durante 2016 es apenas un 5% respecto a los 4.679 millones que supusieron los trabajos promovidos en 2008.

La terminación en los últimos años de varias líneas AVE, como son las que conectan con Alicante o con varias capitales de Castilla y León, y los problemas surgidos en algunos tramos en construcción, que han supuesto su paralización, son algunas de las causas del parón que presenta el desarrollo de la Alta Velocidad en España.

También han afectado la situación de interinidad que el Gobierno mantuvo durante casi un año y las restricciones presupuestarias derivadas de la exigencia del objetivo de déficit.

CORREDORES EN CONSTRUCCIÓN

No obstante, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ya ha avanzado que 2017 también será un año “complicado” para la obra pública, por la necesidad de ajustar las cuentas públicas. Además, ha indicado que no podrá promover nuevos proyectos hasta que no haya un Presupuesto y, por tanto, conozca el margen inversión con que cuenta.

En la actualidad, este Departamento, a través de Adif, tiene pendiente de concluir las conexiones AVE a Galicia, Asturias, Extremadura, el País Vasco, Castellón, Granada y Murcia.

Con estos enlaces, España, que este año conmemora las ‘bodas de plata’ del AVE, los 25 años de la puesta en servicio de la primera línea, la Madrid-Sevilla, reforzaría su posición de liderazgo mundial en esta tecnología ferroviaria. Su actual red de algo más de 3.000 kilómetros de longitud es la segunda mayor del mundo por detrás de la China.


Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Algunos apuestan por soterrar la entrada a Granada, otros no saben y otros les da igual.
    Yo apostaría por retranquear la estación a los terrenos de la Chana junto al instituto Juan XXIII y el WE. Dejando la estación en superficie. Unirla con un ramal de metropolitano, empalmándola al trazado ya existente en la actual estación. Las construcciones de la estación reconvertirlas en un museo del ferrocarril incluso adquirir algunas locomotoras y exponerlas en los andenes. Todos los terrenos sobrantes convertirlos en una gran zona verde de expansión para la ciudad.