Miércoles, 18 Octubre, 2017

            

La comunidad educativa ve “complicado” un pacto de Estado con un arco parlamentario tan fragmentado

Consideran que los resultados de las elecciones generales de este 20 de diciembre abren una "oportunidad" para alcanzar el pacto educativo

Grupo de escolares | Foto: E.P.
E.P.


image_print

Representantes de Padres, estudiantes, patronal educativa, así como de los principales sindicatos de profesores, creen que el nuevo arco parlamentario “tan fragmentado” surgido de las elecciones generales de este domingo 20 de diciembre supone una “oportunidad” para alcanzar el pacto educativo, aunque creen que es “complejo” que todos sean capaces de sellar un acuerdo a través del diálogo.

En declaraciones a Europa Press, el presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), Jesús Salido, confiesa no tener muchas esperanzas en que el pacto educativo vea la luz “al tener que pactar tantas fuerzas” y con intereses distintos. “No creemos que ahora esté en la mesa de ningún partido hablar de pacto educativo y de escuela pública. Pero más adelante sí”, ha valorado.

Por parte de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA), Luis Carbonel destaca el “reto complicadísimo” al que los nuevos parlamentarios van a tener que hacer frente, al tener que dialogar para alcanzar un pacto, “algo a lo que no están acostumbrados desde años”. “Si no aprenden a renunciar a parte de sus demandas para llegar con generosidad a establecer un pacto, que la sociedad demanda, va a ser difícil”, opina.

Begoña Ladrón de Guevara, de la Confederación de Padres y Alumnos (COFAPA), cree que la configuración del nuevo arco parlamentario es una “oportunidad” ante la pluralidad de partidos. “Lo que tenemos que conseguir es tener todos la voluntad de llegar a un pacto, sabiendo que es una negociación, y conseguir estabilidad en la educación que es lo que España necesita y todos necesitamos”, sentencia.

PATRONAL Y PROFESORES

Mientras, el presidente de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), Alfonso Aguiló, considera que no va a ser fácil ni formar gobierno ni tampoco alcanzar un pacto de estado educativo, con la nueva conformación del arco parlamentario, si bien destaca que se va a iniciar una nueva etapa de acuerdos y diálogo en todo, incluida la educación.

Por parte de las Escuelas Católicas (FERE-CECA), su secretario general, José María Alvira, subraya que el panorama es “más complicado” porque van a hacer falta acuerdos entre los diferentes partidos y sobre el pacto espera que la educación “no sea moneda de cambio” y no se trate como si fuera algo “sin importancia”, sobre la que se pueda ceder.

Del lado sindical, el secretario general de la Federación de Enseñanza de CC.OO., Francisco García, resalta la complejidad de alcanzar un pacto de Estado educativo ante el “mapa político tan fragmentado” tras las elecciones. A su juicio, esta pluralidad ha supuesto un “desplazamiento del voto hacia la izquierda” que va a permitir que aquellos partidos que se comprometieron a derogar la LOMCE vayan a poder hacerlo con mayor holgura. “La composición del mapa político lleva a dialogar y a pactos. No se sí será o no. Es complejo”, sostiene.

Desde el Sindicato de Profesores ANPE, Nicolás Fernández, también coincide en que el “escenario es muy difícil” para sellar un pacto de Estado, al tiempo que una “oportunidad” de diálogo y para que el pacto educativo sea una realidad. Ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo global, Fernández aboga por “acuerdos de mínimos” sobre aspectos concretos como la financiación o el profesorado, por ejemplo.

Carlos López, como portavoz de FETE-UGT, avisa de que todos los partidos habían planteado alcanzar un pacto por la educación, “salvo el PP que ha tenido su tiempo y ha impuesto su ley”. “Creo que el nuevo espíritu que ha salido de las elecciones, donde se acabado las mayorías absolutas, hace más viable el diálogo y el consenso, que deben trasladarse a la educación. Éste nuevo espíritu llevará a un pacto educativo”, ha sentenciado.

“En educación nunca se ha llegado a un pacto con un ‘parlamento más fácil’, más predecible ante las mayorías, y ahora podría parecer que es imposible. Sin embargo, ahora como van a tener que negociar tal vez es una oportunidad mejor que otra de alcanzar un pacto, que con parlamentos más predecibles no se ha llegado a él. Se ve muy complicado y dependerá de la grandeza de miras de los actuales partidos”, sostiene el responsable de Educación en CSIF, Mario Gutiérrez.

Desde STES Intersindical valoran que una de las tareas “más importantes” del nuevo parlamento que se constituirá el próximo enero será la de abordar con “carácter inmediato” la paralización de la LOMCE, al contar con una mayor representación de formaciones políticas de izquierdas, y posteriormente su derogación.

Igualmente, el representante de la Coordinadora de Representantes Universitarios (CREUP), Luis Cereijo, ve “muy positivo” que haya una representación en el congreso con tantas fuerzas políticas, en su opinión, “espacio para el entendimiento” en un tema como la educación, “demasiado importante” para que exista el acuerdo.

El presidente de la Federación de Asociaciones Universitarias (FAEST), Alejandro Delgado, considera que el arco parlamentario es “muy complejo”, y por eso reclama “más altura de miras a los políticos” a la hora de negociar y alcanzar pactos de gobierno, donde la educación sea uno de los puntos fuertes. A su juicio, el pacto educativo va a ser posible porque, salvo el PP, todos dijeron que va a haber reformas en la materia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *