Sábado, 27 Mayo, 2017

La CHG abre a información pública el proyecto para la restauración de la cuenca del río Darro

El objetivo fundamental que persigue el proyecto es la restauración hidrológico-forestal de la cuenca del río Darro, pero también se han marcado hasta 10 objetivos derivados, como son la protección del suelo frente a la erosión mediante la implantación de las cubiertas arbóreas

Rio Darro a su paso por la Cuesta de los Chinos


image_print

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha expuesto a información pública el proyecto de restauración hidrológico-forestal de la cuenca vertiente del río Darro, a efectos de expropiaciones y de conocimiento general del mismo.

El documento puede consultarse, durante 20 días a partir de su publicación en el Boletín Oficial del Estado, en las sedes de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir de Sevilla y Granada, así como en los ayuntamientos de Granada, Huétor Santillán y Beas de Granada.

Tal y como anunció en Granada el presidente del Organismo de cuenca, Manuel Romero, durante la presentación de la campaña ‘Europa Fluye en el Guadalquivir’, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha finalizado la redacción del proyecto de restauración de la cuenca vertiente del río Darro sobre el casco urbano de Granada, una actuación que, con una inversión de 6,5 millones de euros, permitirá conectar los barrios históricos de la ciudad con toda la cuenca del río.

Además de actuar en un proyecto de defensa contra las inundaciones en la capital granadina que, a lo largo de la historia ha sufrido numerosas avenidas provocadas por la fuerza del río Darro dejando graves daños en el casco histórico de la ciudad, el Organismo de cuenca considera importante recuperar el uso natural que tuvo en su día como camino natural de comunicación.

El objetivo fundamental que persigue el proyecto es la restauración hidrológico-forestal de la cuenca del río Darro, pero también se han marcado hasta 10 objetivos derivados, como son la protección del suelo frente a la erosión mediante la implantación de las cubiertas arbóreas y arbustivas necesarias y los tratamientos silvícolas de mejora sobre la vegetación de ribera que permitan su mantenimiento y correcta conservación.

REGULACIÓN DE AVENIDAS

Asimismo, la CHG pretende la regulación de avenidas que permita disminuir el peligro sobre la población de Granada y su patrimonio histórico-artístico mediante la implantación de hidrotecnias de corrección en determinados barrancos y cauces vertientes al río principal y la corrección de cauces que permita la circulación de caudales, la disminución de la pendiente de compensación, la consolidación de terrenos inestables, la retención de caudales sólidos y la laminación de caudales extraordinarios.

Pero, además, el proyecto busca también disminuir las pérdidas de suelo, la mejora cuantitativa y cualitativa de los recursos hídricos, la recarga de acuíferos y la planificación dinámica de la cuenca hidrográfica en el transcurso del tiempo.

Al mismo tiempo, se pretende recuperar las vías de comunicación e itinerarios culturales recreativos existentes en la antigüedad que den una continuidad al tránsito peatonal y ciclista desde la ciudad de Granada hasta el curso alto del río Darro y generar un corredor verde peatonal y ciclista que integre el entorno urbano de la ciudad de Granada con el cauce medio y alto del río Darro y que mejore la permeabilidad entre ambas riberas del río, de forma que se pueda desarrollar un aprovechamiento paisajístico, recreativo y cultural en toda la zona, facilitando y propiciando la futura recuperación de otros espacios existentes en la zona que han perdido su interés general.

La cuenca vertiente del Río Darro sobre Granada está marcada por la presencia del Parque Natural de la Sierra de Huétor, en la zona de cabecera (caracterizado por sus bosques de pinar y una pendiente significativa) y por la integración con la ciudad de Granada en su parte más baja (albergando un parque periurbano y bien de interés cultural), discurriendo su cauce principal por el valle que separa la Alhambra del barrio del Albaicín.

La cuenca presenta una importante variedad a nivel de usos del suelo y tiene una superficie de algo más de 8.000 hectáreas.

Las 8.081 hectáreas de la cuenca del río Darro se distribuyen entre 6 términos municipales, siendo el de Granada el que más superficie tiene dentro de la cuenca (2.833 hectáreas, lo que supone el 35,1 por ciento). El resto de términos municipales son Huétor Santillán, Beas de Granada, Viznar, Alfacar y Quéntar.

UN CAMINO NATURAL DE COMUNICACIÓN

Desde los primeros pobladores de la zona, la cuenca del río Darro ha sido un camino natural de comunicación entre la ciudad de Granada y todo el Levante.

Por un lado, siguiendo el mismo cauce se llegaba hasta las estribaciones de la Sierra de Huétor, paso natural de comunicación con la zona norte de la provincia y camino de Murcia y Valencia, paso más natural que las carreteras construidas posteriormente.

Por otro lado, a través del Barranco de Belén, se podía acceder a Quéntar y, posteriormente, a La Peza, siguiendo la misma comunicación, que también daba posibilidad de acceso a Guadix.

Por último, era otra de las vías de acceso a las estribaciones de Sierra Nevada, paso natural al sur de la provincia y a los puertos de esa zona.

A lo largo de todo el cauce del río Darro se pueden disfrutar, además, de restos importantes de la arquitectura de la zona en época musulmana y de las infraestructuras creadas desde la antigüedad para dotar a la ciudad de Granada y alrededores de un suministro de agua para consumo y riego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *