Viernes, 28 Julio, 2017

            

La Cámara de Comercio propone cuatro Pactos de Estado ante las elecciones del 20D

Un documento con 51 medidas recogidas en bloques como son la competitividad e internacionalización de la pyme, la formación y el empleo, la unidad de mercado, y la energía

Sede de la Cámara de Comercio en Granada | Foto: Archivo GD
Gabinete


image_print

La Cámara de Comercio ha enviado a los principales partidos políticos que concurren a las elecciones generales del próximo 20 de diciembre sus Propuestas de Pacto para la Competitividad Empresarial, un documento que recoge 51 medidas agrupadas en cuatro Pactos de Estado en ámbitos clave para nuestro futuro a largo plazo, como son la competitividad e internacionalización de la pyme, la formación y el empleo, la unidad de mercado, y la energía.

Estos acuerdos no deben quedar en mera retórica o imagen, sino que han de encontrar su materialización real, y con rapidez, en actuaciones concretas, ambiciosas y evaluables. Pactos que permitan el reencuentro entre la esfera política y la ciudadanía, con el refuerzo de la relevancia y estabilidad de nuestro sistema de economía social de mercado como la única vía para la mejora sostenida del bienestar colectivo.

La Cámara considera que “las elecciones generales del próximo 20 de diciembre son, probablemente, una de las citas más trascendentes de nuestra democracia” y, en este sentido, recuerda la necesidad de mantener la estabilidad política y social, “condición básica para que las empresas puedan desenvolverse, llevar a cabo nuevos planes de inversión, crear empleo y generar actividad económica”. Dicha estabilidad pasa por “la defensa de nuestro sistema institucional, basado en la Constitución de 1978, que consagra los principios de la economía social de mercado y la pertenencia a la Unión Europea “.

Al analizar la situación actual, la Cámara demanda a las formaciones políticas “construir puentes de diálogo y colaboración que permitan a España consolidar la recuperación y avanzar en el progreso económico y social de los ciudadanos y las empresas”. En su función de órganos consultivos, la Cámara de España propone cuatro pactos.

POR LA PYME

El 99,3 por ciento de las empresas españolas tiene menos del 50 empleados y suponen más de la mitad del empleo del país. Por eso, la Cámara de Comercio de España demanda un marco adaptado que incentive la consolidación y el crecimiento de estas empresas. Este Pacto incluye 22 medidas para fomentar la competitividad empresarial, medidas que abarcan desde la atención específica a las PYMES a la hora de facilitar la creación y el desarrollo de empresas a la fiscalidad, pasando por otras que se refieren a la innovación y sociedad de la información, la financiación, la mejora del sistema regulatorio y la simplificación administrativa. Además, se contemplan 8 actuaciones para contribuir a su internacionalización, de manera que se garantice el refuerzo de los programas para que salgan al exterior, cuenten con instrumentos financieros, apoyo administrativo para abrir nuevos mercados y, en su caso, participar en licitaciones internacionales.

POR LA FORMACIÓN Y EL EMPLEO

A partir de la certeza de la reducción del paro como objetivo prioritario de toda la sociedad y de que uno de los factores determinantes de la competitividad es un capital humano de calidad, la Cámara de España formula 9 propuestas resaltando la necesidad de garantizar un sistema educativo estable, que permita reducir el fracaso escolar, orientado a la excelencia y conectado con el tejido empresarial. La Formación Profesional está llamada a desempeñar un papel crucial, tanto para la capacitación de los jóvenes y parados de larga duración como impulsando desde los sistemas educativo y laboral la formación profesional dual. El Pacto propone, además una simplificación de las modalidades de contratación, la implantación de la cultura emprendedora en las enseñanzas regladas y la incorporación a los ciclos formativos de las habilidades empresariales.

POR LA UNIDAD DE MERCADO

Desde 2013 existe una ley de garantía de la unidad de mercado que, entre otras medidas, ha supuesto la reducción de las cargas administrativas que soportan los empresarios en la creación de nuevas empresas, facilita la expansión de la actividad entre Comunidades Autónomas y mejora la certidumbre del contexto económico-empresarial. Sin embargo, todavía es posible profundizar en la unidad de mercado español para evitar que suponga un lastre en la competitividad del tejido empresarial y una sombra sobre el atractivo inversor de nuestro país. Por eso, la Cámara de Comercio propone avanzar en el cumplimiento de la ley que ya existe y la articulación de nuevas medidas y foros que permitan reducir costes y mejorar la capacidad competitiva y el bienestar colectivo. Además, un programa de racionalización de la estructura del sector público, la coordinación entre las administraciones central, local y autonómica y garantizar la completa adopción del mercado único comunitario, eliminando barreras y adaptando Directivas comunitarias a nuestra legislación.

POR LA ENERGÍA

Las últimas 7 medidas del documento reclaman el diseño de una nueva política que permita generar un modelo energético que garantice la seguridad y calidad del suministro, la eficiencia económica y sea sostenible. La Cámara de España considera imprescindible un nuevo Plan Energético Nacional que suponga una planificación integral del sector a largo plazo y garantice el suministro a precios y calidades competitivas, el impulso de los programas de fomento de la eficiencia y el ahorro energético, la culminación de los acuerdos con Francia y Portugal que permitan completar el mercado interior de la energía, una estrategia estable de desarrollo de energías sostenibles y la línea clara de actuación del país ante el cambio climático

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *