Lunes, 24 Julio, 2017

            

La broma que cambió la vida de Cara Simmos, para bien

Una de las bromas más virales de internet, pero con buenas intenciones

La protagonistas de la broma, Cara Simmos junto a su hija


image_print

Cara Simmons es el nombre de la víctima de una inocentada muy especial. El responsable de una de las bromas más virales en YouTube en estos momentos es Prank It Forward y lejos de lo que estamos acostumbrados a ver, donde las víctimas sufren más que disfrutan, esta organización se dedica a hacer “bromas” por el bien.

Cara Simmons, de Cleveland (Ohio) es madre de tres niños y trabaja como limpiadora del hogar en una casa. Esta mujer de origen humilde se ha ganado el corazón de todos los que la conocen por su carácter amable, trabajador y de lucha, a pesar de los problemas financieros y de salud que ha tenido.

Su jefa, Mary Jo, la mujer para la que trabaja, no es una excepción y junto conla hermana de Cara, Glo, se pusieron manos a la obra para contactar con Prank It Forward y gastarle una particular broma de la que Cara no tenía ni la más remota idea.

Los responsables de la broma equiparon una gran casa con cámaras escondidasy contrataron a un chef y a una actriz para que actuasen en la performance. Se suponía que Cara había sido contratada para limpiar la casa, pero al llegar le comunican que la casa ya está limpia, pero que puede quedarse para ayudar a decidir sobre algunas de las sorpresas que la dueña de la casa había preparado para una supuesta fiesta. Desde que Cara puso un pie en esa casa, las sorpresas no pararon de sucederle a ella.

Tuvo que probar comida de alta cocina, recibir un masaje y hasta probarse ropa, pero lo más impresionante vino después, cuando un camión de mudanzas llamaba al timbre y la supuesta dueña de la casa le pedía a Cara que abriese.

Del camión salieron sus tres hijos, su hermana y el presentador de Prank It Forward para anunciarle a esta afortunada mujer que la casa a la que había acudido para limpiar era suya en propiedad. La reacción de Cara y la emoción del momento ha puesto los pelos de punta a los más 2 millones de personas que han visitado el vídeo en YouTube.

Y es que bromas como esta sí que merecen la pena.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *