Sábado, 21 Octubre, 2017

            

La banda ‘091’ deleita a Granada con su ‘maniobra final’

El mítico grupo granadino cerraba triunfalmente su gira de resurrección en Palacio de Deportes de Granada, lleno de fieles que llevaron en volandas al quinteto durante más de dos horas y media

Final de gira 'Maniobra de resurrección' en Granada | Autor: Javier Martín Ruiz
Javi Tejero | Fotos: Javier Martín Ruiz @javiermartinr2


image_print

Todos nos habíamos preparado a conciencia para esta importante cita, tanto ellos como todos los asistentes queríamos estar a la altura. La tormentosa tarde invitaba a recogerse, pero era más fuerte el convencimiento de que este día pertenecía a los cero. Parecía que los preparativos navideños se paraban por un día, y en los bares de alrededor se podía escuchar su música en las horas previas. Normalmente me gusta buscar un título original para mis crónicas, pero en esta ocasión no encuentro otro mejor que el nombre que se le ha dado al concierto. Me suena a truco final, a último brindis cómplice.

despedida-granada-091-12

Final de gira ‘Maniobra de resurrección’ en Granada | Autor: Javier Martín Ruiz

Una vez dentro, el “qué pasará luego” flotaba en el ambiente, un aroma a despedida, a otra despedida veinte años después. Era una sensación ya conocida, pero no por ello menos intensa. Incluso los Jayhawks cantaban “will I see you in heaven”. A las diez en punto de la noche se apagaban las luces y se accionaba un vídeo con imágenes de la gira, agradeciendo al público su asistencia y apoyo con los acordes y arpegios del espantapájaros de fondo. Todos cantábamos la canción, claro, es inevitable; es ya una de las liturgias granadinas por excelencia. En esta ocasión también fue una invocación, porque los cero salían a escena.

Más de dos horas y media de puro rock, con pocas sorpresas en el repertorio (no eran necesarias). Tampoco hubo invitados, algo con lo que se especuló, pero estos tipos no son muy dados al show. Simplemente son ellos, sus canciones, su identidad y su carácter. Y eso precisamente es lo que los hace únicos, inconfundibles, irreductibles. Casi todo el repertorio estuvo totalmente bajo control, con transiciones muy medidas, ritmo reposado y guitarras excelsas. Emoción y calidad fueron las constantes de la noche.

Lapido se colgaba su acústica y recitaba unos versos, de “una vieja canción”, que decían más o menos así: no sé cuándo nos volveremos a ver, no sé dónde; pero cuando nos veamos de nuevo, brillará el sol. A todos se nos hizo un nudo en la garganta, porque esto se encaminaba al final. A un final que no podía ser otro que “fuego en mi oficina”. Los instrumentos sonaban con rabia, con emoción contenida que estaba deseando salir a borbotones, como así fue en un final explosivo. Fuego en la oficina y en unos corazones ardientes que latían a 96.

Muy difícil de explicar con palabras

despedida-granada-091-5

Final de gira ‘Maniobra de resurrección’ en Granada | Autor: Javier Martín Ruiz

Esta expresión, ya bastante manida, también tiene cabida para esta noche de tantos sentimientos. Pero sí, vamos a intentar explicarlo con palabras. Imaginemos que hace veinte años conociste al amor de tu vida; y que de repente te dan la oportunidad, veinte años después, de revivir aquel momento tal y como lo viviste entonces, con las mismas sensaciones pero habiendo vivido y aprendido durante veinte años. Aquella primera imagen de pelo largo, sonrisa, camiseta de rayas, esa primera impresión que ya no olvidarías; los nervios al presentarte; todo lo de alrededor, el olor a orquídeas, la música lejana; la sensación momentánea de inmortalidad… Pues más o menos eso ha sido esta maniobra de resurrección, ha sido vivir en un rincón muy especial de nuestra memoria. Esta noche hemos sido fugitivos, hemos vuelto a ser niños.

El concierto comenzaba con un vídeo de agradecimiento. Esa palabra, “gracias”, no se me fue de la cabeza en toda la noche. Gracias por poder ver a los cero veinte años después en directo, gracias por este acto de justicia con uno de los mejores grupos de rock que ha dado este país, gracias por vivir esta magia, solamente posible en la ciudad más mágica… Lapido, el maestro; José Antonio, el carisma; Tacho, el control; Jacinto, la solidez; Víctor, la magia (y un salvaje del wah-wah): gracias a todos. Esperaremos a que mano y llave vuelvan a juntarse.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Mi hija de 7 años ya tiene grabada una fecha en su vida, el 17 diciembre de 2016, su primer concierto, la música que siempre escuchó desde que estaba en la barriga de su madre, y disfrutó de cada canción, nunca me hubiera perdonado no haberlo visto. Gracias CERO, y ahora nos tenéis a vuestros fan de siempre y todos sus hijos. Ah y gracias por acabar como en Maracena, con nuestro fuego en mi oficina.

    • Creo que anoche vimos a la banda de música más grande de nuestra tierra., y eso ya es decir que una de las más grandes de España.

      Mi objetividad es lo mismo que lo que he gritado en cada uno de los 18 conciertos que les he visto, es verdad, cero…siempre cero…pero gracias a ellos aprendí desde los doce – trece años a apreciar la MÚSICA, querer conocer cada frase de dónde provenía : Hobbes no sale de un frio libro de filosofía, Icaro no lo buscaba en ningún libro de mitología, ni el famoso E=mc2. Aprendí a respetar a la mal cuidada historia y construmbrismo de mi Granada. No lo buscábamos en la Wikipedia…era un esfuerzo constante y que hizo que muchos de los seguidores de este grupo conozcamos “otras cosas”, la mano y la llave, la torre de los 7 suelos, sacromonte…

      En fin, de ellos he aprendido a apreciar a Leonardo Cohen; the birds; The Cure; y tantos y tantos grupos que han ido llegándonos para formar la banda sonora de nuestra vida: Vetusta Morla, Los planetas; Lori Meyers; Lagartija Nick;…

      Muchas veces yo he dicho que no era seguidor de los Rolling, The Who…nuestros Beatles son los “cero”…

      Por eso, de corazón, gracias por hacer mi vida mucho más ilusionante por haber sido uno más de los miles de fieles de vuestra Religión…y no dudéis que trataré de que mi hijo tenga las mismas influencias que me vosotros me habéis dado.

      Por esto…no nos volváis a dejar huérfanos…