Jueves, 20 Julio, 2017

            

La ambivalente legalidad del atrio de la Alhambra

Mientras que la directora del Patronato, María del Mar Villafranca, asegura que el proyecto cumple todos los requisitos legales, la mayoría de partidos políticos y la plataforma Sos Alhambra denuncian los numerosos claroscuros legales

Entrada actual de la Alhambra y boceto del proyecto


image_print

A pesar de ser un proyecto que ya tiene cinco años de recorrido -desde que se presentó el concurso hasta que se eligió ganador- es ahora, conforme se van conociendo cada vez más detalles, cuando numerosas voces políticas y de la sociedad civil comienzan a poner el acento en la “ilegalidad” de un atrio cuya construcción todavía no tiene fecha definida. Si el miércoles era la plataforma SOS Alhambra la que hacía público un listado de argumentos jurídicos que desaconsejaban o directamente hacían inviable el proyecto, ayer fue la directora del Patronato del monumento, María del Mar Villafranca, quien volvió a defender la iniciativa y anunció una campaña de información destinada a la ciudadanía que tendrá lugar en el último trimestre de 2016.

LOS ARGUMENTOS DEL PATRONATO 

En esa campaña, es de prever que Villafranca ponga el acento en las bases legales que respaldan la construcción del atrio, como el visto bueno que ya ofreció la Comisión Técnica del Patronato o la propia Comisión Provincial de Patrimonio; estos dos organismos, según la directora del Patronato, tienen la misión de comprobar si una propuesta se acoge o no a la legalidad y en este caso en concreto se han pronunciado en sentido positivo.

Otro apoyo a su favor que Villafranca ha esgrimido en anteriores ocasiones tiene que ver con la modificación del PGOU -el Plan General de Ordenamiento Urbano-, necesario para permitir la construcción del atrio y uno de los puntos en los que discrepan Patronato y Ayuntamiento; según la directora, los propios técnicos del Consistorio granadino habrían confirmado que la legalidad urbanística ampara la requerida modificación. De cualquier manera, este punto no sería un inconveniente ya que la ley permite al propio Patronato modificar motu proprio el PGOU, sin necesidad de que lo haga el propio Ayuntamiento de la ciudad.

Finalmente y en cuanto a la financiación, que ha pasado de los previstos 11 millones de euros a 45, Villafranca recuerda que buena parte de ese dinero llegaría a través de los fondos FEDER.

LOS ARGUMENTOS DE LA PLATAFORMA 

Para la plataforma SOS Alhambra el proyecto del atrio estaría poniendo en peligro el monumento nazarí. Entre sus argumentos principales se encuentran las grandes dimensiones del edificio y su ubicación, dos hechos que llevaron ayer a Luis López, arquitecto y restaurador, a hablar de “pelotazo urbanístico” si la iniciativa proviniera de capital privado. Así, las características del atrio podrían en peligro la declaración de Patrimonio de la Humanidad que la UNESCO otorgó a la Alhambra en 1984, según la plataforma.

Otro motivo legal que enarbola tiene que ver con la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía: “es contrario a la ley por el impacto visual y perceptivo en el Monumento y supone la enajenación de un pasaje vinculado al entorno histórico del monumento y del pabellón actual”.

En relación al PGOU, aunque la plataforma reconoce que lo contraviene y que sería necesaria una modificación, se lamenta de que el propio Patronato pueda modificarlo a necesidad.

Por último, Luis López explicó que el Plan Especial de la Alhambra tendría que ser modificado para permitir la legalidad del edificio y el Plan Director de la Alhambra protege especialmente la masa vegetal existente, por lo que el proyecto no sería viable dado que supone la tala de arboleda.

Por el momento la única fecha que se ha dado a conocer es la prevista para iniciar la campaña informativa a finales de 2016, por lo que desde el Patronato se ha pedido “sosiego” en el debate, un debate que también quiere generar la plataforma y que sea, tal vez, uno de los pocos puntos en común entre las dos posiciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *