Martes, 17 Julio, 2018

            

La alta tasa de turismo, un vecino más del Albaicín

Los vecinos del barrio del Albaicín han aprendido a convivir con un reguero constante de turistas, aunque muchos de ellos añoran la vida de barrio de antes y critican la desaparición gradual de los negocios locales y el encarecimiento del suelo

Tren turístico en el barrio del Albaicín | Imagen: Justa Aros
Iker Baños


image_print

A pesar de las lluvias caídas en las recientes fechas, hay rincones de Granada que no entienden de mal tiempo. Incluso a primera hora de la mañana, cuesta encontrar un hueco libre en el mirador de San Nicolás para lograr la instantánea perfecta con la Alhambra al fondo mientras se sujeta el paraguas.

Los camareros de la zona del Albaicín salen de sus bares y restaurantes con la vista al cielo: “Hoy también toca agua”. Sin embargo, poco importa. Algún vecino de la zona ya saluda con el periódico bajo el brazo y se cruza con un grupo de turistas que están descubriendo los encantos de esta ciudad. Es el día a día del barrio. El trasiego de visitantes que contrasta con las charlas entre vecinos que llevan toda una vida cuidando del Albaicín.

Sin embargo, este barrio también es una de las zonas que mayor concentración de alquileres turísticos presenta en Granada. Y con la última tendencia de alquiler de viviendas con fines turísticos algo ha cambiado en su tradicional estampa. Algunos de los vecinos residentes señalan que los visitantes “dan vida y alegría” al lugar y que, por norma general, suelen ser personas “educadas” y que no generan problemas en el día a día. Hay quien incluso lo considera normal y algo de lo que sentirse orgulloso. “Es como preguntarse si en la Torre Eiffel hay turismo con un monumento así”, relata un vecino a pie de mirador.

A su vez, uno de los contras más señalados por algunos de sus residentes es el aumento del precio del suelo y la incidencia que ha tenido en la vida del barrio. “Están dándose precios prohibitivos para el vecino local”, asevera un guía turístico de la zona. Las viviendas están incrementando su precio y las nuevas ventas se están enfocando al sector turístico. Según una inmobiliaria de la zona consultada por este medio, el cliente medio que está comprando es el extranjero que llega al barrio y “se enamora” del lugar. Mientras, el comprador local prefiere una zona más accesible y con servicios como grandes supermercados al alcance.

¿CÓMO LO LLEVAN LOS VECINOS?

La Asociación de Vecinos del Bajo Albaicín nos relata que la llegada del turismo, más acentuada con la última ola de las viviendas con fines turísticos, ha cambiado de forma radical el día a día del barrio. Su presidenta Lola Boloix asegura que la diferencia principal se ha dado en los comercios locales del lugar. “Antes podías hacer la compra en estas calles y ahora te llevas una taza de recuerdo de Granada. Se ha acabado con el comercio local, ahora está todo enfocado al turismo y su sector”, afirma.

Respecto a la masificación del turismo asegura que ahora no es extraño ver “grupos de 30 o 40 personas con un guía turístico” que dificultan tareas tan cotidianas “como dar un paseo por el barrio”. En cuanto a origen y procedencia de los visitantes, Boloix indica que hay desde “alemanes a australianos” y “gente de todo tipo, parejas, grupo algo más grande, despedidas de solteros…”.

Otra de las situaciones que se han encontrado los vecinos del Bajo Albaicín es la imposibilidad de coger un autobús en su barrio ante la aglomeración de turistas. “He llegado a ver a algún guía realizando el tour turístico desde el propio autobús“, señala Lola Boloix. “Se sabe que hay alquileres sin licencia”, apunta Boloix, quien añade que en muchos caso se hace en viviendas que no cumplen con la normativa.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Vecinos del Albaicín, Antonio Jiménez Castro, opina que el turismo puede ocasionar ciertas “molestias” cuando, por ejemplo, grupos multitudinarios colapsan callejones del barrio y dificultan el paso del resto de viandantes.

Para Jiménez Castro, el principal cambio que se ha dado con la entrada del turismo a esta zona ha sido la perdida de “vida de barrio”, y apunta que hoy en día hay zonas en las que exclusivamente hay bares, restaurantes y tiendas de souvenirs. La plaza Larga es uno de los últimos reductos de aquella vida que ha ido menguando al asentarse el Albaicín como una zona de visita. Sin embargo, el presidente asevera que en el barrio no se está a favor ni en contra del turismo: “Solamente queremos un turismo sostenible y seguro“.

ESTADÍSTICAS SOBRE TURISMO

Granada es, según un informe elaborado por la asociación ‘Exceltur’, la ciudad española que mayor presión turística soporta. Este baremo hace relaciona la población residente con la superficie urbana destinada al turismo.

Las estadísticas están extraídas del informe ‘Alianza para la excelencia turística’ y otorgan a la capital un valor del 11,7 por ciento en este apartado, cuatro puntos más que la media nacional y por encima de lugares como Barcelona o Málaga. Según apunta ‘Exceltur’,  el principal factor determinante del aumento de la presión turística en las ciudades españolas es “la conversión de viviendas en alojamientos turísticos”.

Esta asociación ha estimado que Granada recibió en 2017 una media diaria de 27.376 viajeros. De ellos, 12.298 se alojaron en establecimientos regulados y los 15.078 restantes lo hicieron a través de la oferta de otro tipo de plataformas.

LOS NÚMEROS DE AIRBNB

Según la herramienta, ‘AirDNA’, plataforma que aporta estadísticas de ‘AirBnb’ por barriadas de Granada, en la actualidad existen 510 viviendas dedicadas al alquiler. La capacidad de estos alojamientos es de unas 970 plazas según los datos que aporta ‘AirDNA’.

Esto supondría un aumento considerable de la población del barrio, que fue tasada en 2016 con 7.442 vecinos según el último padrón por distritos publicados por el Ayuntamiento de Granada. En fechas de alta ocupación supondría un incremento del 10 por ciento de los habitantes. Desde que ‘AirBnb’ se asentara en España, en apenas ocho años este barrio ha visto como se ha incrementado en 2011 había 17 plazas en viviendas en alquiler a las 970 actuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.