Lunes, 23 enero, 2017

La Alhambra reconvierte las Casas de la Mimbre en espacio educativo y cultural

La nueva sede se estrena con la exposición 'Innovando en la tradición', que reproduce los ámbitos de trabajo de los artesanos

Agencia Foto: Fermín R.F


image_print

La Alhambra cuenta desde este viernes con una nueva sede educativa y cultural en las Casas de la Mimbre, las viviendas construidas en el siglo XVI en las que residían los colonos que trabajaban en el Generalife, ahora restauradas para albergar un espacio divulgativo.

Las Casas, situadas al final del paseo del Generalife, en la confluencia de la Cuesta de los Chinos, en el exterior del recinto monumental de la Alhambra, han sido presentadas como nueva área educativa por el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Luciano Alonso, y la directora del Patronato de la Alhambra, María del Mar Villafranca.

Fue el Marqués de Cerralvo, corregidor de Granada, el que ordenó construir las Casas de la Mimbre en 1550. Los marqueses de Campotéjar mantuvieron esta propiedad hasta 1921, y en 1925 se incorporó al Patronato de la Alhambra y Generalife.

Entre sus muchas denominaciones, las Casas de la Mimbre han sido conocidas como Casa de Colonos, Casa de las Huertas, Casa de la Huerta de Fuentepeña y, a partir del siglo XX, reciben el nombre de Casas de la Mimbre, tomado de la antigua taberna próxima a este emplazamiento.

Entre las curiosidades que pueden encontrarse en este espacio destaca el escudo nobiliario de los García-Venegas, usufructuarios de la Finca del Generalife, la almunia de los sultanes, desde el siglo XVI hasta 1921, que se encuentra en la puerta de acceso al edificio.

El proyecto de restauración y acondicionamiento de las Casas de la Mimbre ha tenido una inversión de 1.136.451,12 euros –de los que 1.059.751,65 se han invertido en la rehabilitación del edificio; 27.337,64 euros al equipamiento informático; 43.168,44 a mobiliario y 6.193,39 a equipos de megafonía–.

El Servicio de Conservación y Protección del Patronato de la Alhambra y Generalife ha supervisado la intervención, dirigida por el arquitecto Miguel Martín Heredia con la colaboración de Antonio Puertas Contreras como arquitecto técnico y Víctor Pérez como delineante.

Este nuevo espacio educativo, con una superficie de casi 600 metros cuadrados distribuidos en varios inmuebles, aspira a convertirse, según ha indicado el consejero, en un “lugar de encuentro, de acceso al conocimiento y de disfrute de la cultura”, y albergará también exposiciones temporales.

De hecho, una de las salas temporales del edificio acoge desde este viernes las muestra ‘Innovando la tradición’, que forma parte del proyecto internacional transfronterizo Redalh, financiado por la UE con 352.000 euros y realizado en colaboración con la delegación de Cultura de la región Tánger-Tetúan. Paralelamente a esta sede, también puede visitarse en el Museo de la Kasbah de Tánger, y a partir del 28 de marzo, en la Escuela de Artes y Oficios de Tetuán.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *