Martes, 17 Octubre, 2017

            

La Alhambra, obligada a proteger a los trabajadores de inclemencias meteorológicas extremas

El Juzgado ha estimado la demanda de CSIF contra el Patronato de la Alhambra y el Generalife

Palacio Carlos V
E.P.


image_print

El Juzgado de lo Social número 6 de Granada ha estimado la demanda de CSIF contra el Patronato de la Alhambra y el Generalife y ha condenado a la dirección del monumento nazarí a adoptar las medidas necesarias para proteger a sus trabajadores de la exposición a “condiciones ambientales extremas” en la Plaza del Palacio de Carlos V o en el pabellón de acceso al recinto, entre otros lugares de trabajo.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, da la razón a la central sindical, que en octubre de 2016 interpuso una demanda denunciando “las peligrosas y extremas condiciones ambientales” a las que quedaban expuestos los trabajadores en el monumento.

Así, y aunque reconoce la buena voluntad de la nueva dirección de la Alhambra, la jueza considera que “no suficiente” y le insta a adoptar sin demora las medidas necesarias en diversas zonas de trabajo, incluyendo los Palacios Nazaríes, el Salón de Embajadores, el Mirador de Daraxa o la Sala de Dos Hermanas, “de especial singularidad por su posible penosidad ante corrientes frías en invierno”.

La jueza mantiene que en ninguno de los lugares de trabajo indicados por el sindicato “existe impedimento alguno que evite el ejercicio del derecho a la salud, a la integridad física y psíquica y a la dignidad de trato a todos los trabajadores que prestan sus servicios” en el monumento, “uno de los más ricos del patrimonio artístico cultural”.

En definitiva, advierte en la sentencia, “estos trabajadores no pueden ser mantenidos en condiciones de temperaturas, fríos, o humedades extremas, de cambios bruscos de temperatura, de corrientes de aire molestas, de olores desagradables, de irradiación excesiva y, en particular, de la radiación solar a través de ventanas, luces o tabiques acristalados”.

Por ello, el juzgado ha condenado al Patronato a adoptar “inmediatamente las medidas técnicas necesarias, bien mediante la construcción o recepción de garitas o cabinas o habitáculos adecuados a las exigencias expresadas, o con la instalación de mecanismos de ventilación, calefacción o depuración de malos olores, imprescindibles para que los ambientes de trabajo se ajusten rigurosamente” a la legalidad.

También llama a aplicar “las medidas organizativas necesarias en los puestos itinerantes, al menos durante tiempo de lluvia, nieve o similares”.

La responsable del Sector de Administración General de la Junta de Andalucía de CSIF Granada, María Teresa Merlo, ha mostrado en un comunicado su satisfacción por esta sentencia, contra la que cabe recurso de suplicación y “que de forma pionera reconoce el derecho de los trabajadores a desarrollar su labor en unas condiciones dignas, sin quedar continuamente expuestos a condiciones climatológicas extremas mediante la construcción de infraestructuras adecuadas y habilitadas según las normas de Patrimonio, de medidas organizativas en puestos itinerantes e incluso de equipos de protección individual y vestuario de calidad”.

Merlo señala que a pesar de la “intención manifiesta” por parte del nuevo director de la Alhambra, Reynaldo Fernández, la realidad es que “las peticiones de los trabajadores llevan realizándose de forma continua desde hace años: de hecho, durante el invierno las bajas laborales en la plantilla se duplican y durante el verano las casetas no aíslan del calor, los trabajadores en ocasiones no pueden ausentarse para beber agua o refrescarse y se pasan más de una hora esperando el relevo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *