Jueves, 18 de Octubre de 2018

            

La Alhambra abre por primera vez al público el Vestíbulo del Alcázar

Se encuentra dentro de los Palacios Nazaríes y se accede a través de la puerta de las Conchas | Se podrá visitar todos los martes, miércoles, jueves y domingo

Vestíbulo del Alcázar en la Alhambra | Gabinete


image_print

La Alhambra abre por primera vez al público el Vestíbulo del Alcázar, situado dentro de los Palacios Nazaríes, en la fachada del palacio de Comares. Todos los martes, miércoles, jueves y domingo se podrá acceder a este espacio con la entrada Alhambra General.

La gran fachada del palacio de Comares, mandada edificar por Muhammad V (1338-1391), con motivo de la conquista de Algeciras en 1369, presenta dos puertas con accesos diferenciados al interior del Alcázar: la de la izquierda, reservada para los actos oficiales o solemnes, mientras que la de la derecha era la entrada habitual para la familia del Emir y el servicio de palacio.

Esta sala vestibular ha sufrido numerosas adaptaciones, fundamentalmente a partir de siglo XVI, con las modificaciones del sector para la residencia de los gobernadores de la Alhambra y, especialmente, con la transformación de la Sala del Mexuar en capilla cristiana. De hecho, la pequeña puerta de dos hojas situada a la derecha, sirvió de acceso a la sacristía que se ubicaba aquí. Actualmente, el espacio se cubre mediante un bello alfarje o armadura ataujerada de lazo, de tradición mudéjar, recientemente restaurado.

El acceso al vestíbulo del Alcázar se realiza a través de la llamada puerta de las Con-chas, según un documento que se encuentra en el Archivo histórico de la Alhambra, y que se encarga al maestro Cubilla en 1538 para servir de cierre al vestíbulo de la Casa Real. Su nombre deriva de la forma de los remaches de la tablazón: “clavos de venera”, originalmente en número de 152, por los que se pagaron 12.920 maravedíes. El encargo fue realizado por la Orden de Santiago.

En el siglo XVII, la puerta fue trasladada a la Alcazaba de la Alhambra, siendo necesario cortarla para ajustarla y servir de portada al Jardín de los Adarves en el proyecto que se estaba realizando allí por orden del Alcaide D. Íñigo López de Mendoza.

De vuelta de nuevo a su emplazamiento, en 1967, fue restaurada en el taller de carpintería de la Alhambra, debido a su mal estado de conservación (sólo conservaba 79 de los clavos originales). Sin una utilidad definida, esta sala ha quedado al margen de la visita a la Alhambra hasta su apertura como Espacio del Mes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.