Miércoles, 18 enero, 2017

La Alhambra abre al público la Torre de las Infantas durante el mes de septiembre

Este lugar del monumento es conocido por la leyenda de las tres princesas y por ser recogida en dos relatos de Washintong Irving. Destaca por su sobriedad exterior y riqueza arquitectónica interior

Alhambra-Torre-de-las-Infantas
Interior Torre de las Infantas |Foto: WMC Pattiz


image_print

El Patronato de la Alhambra y el Generalife abre al público la Torre de las Infantas como nuevo espacio del mes durante el mes de septiembre que podrá visitarse todos los martes, miércoles, jueves y domingos de septiembre con la entrada General o Jardines.

Popularmente conocida por ser escenario de la conocida leyenda de las tres princesas, Zayda, Zorayda y Zorahayda, recogida por Washington Irving en dos relatos de sus ‘Cuentos de la Alhambra’, la Torre de las Infantas también es denominada como Qalahurra nueva de Muhammad VII (1392-1408) y es el último edificio de importancia que se construyó en la ciudad palatina, entre 1393 y 1394.

La Torre de las Infantas presenta una estructura arquitectónica semejante a la de su vecina, la Cautiva, y ambas pueden considerarse como torres-palacio.

El nuevo espacio del mes en la Alhambra es uno de los casos más significativos del sorprendente contraste entre la sobriedad exterior y la riqueza arquitectónica y decorativa interior y, partiendo del volumen exterior sencillo de esta torre, con un paramento liso interrumpido únicamente por los vanos de las ventanas, se crea en su interior una gran complejidad volumétrica a través de la distribución de espacios y de la riqueza decorativa por medio de azulejos, yeserías y cubiertas.

En el interior de la Torre de las Infantas se concentra una decoración que reviste una complejidad arquitectónica convirtiéndose en un ejemplo de la gran habilidad de la arquitectura nazarí para conseguir el máximo aprovechamiento de un espacio en su interior con un techo cubierto originalmente con una bóveda de mocárabes, perdida y sustituida en el siglo pasado por la actual armadura de madera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *