Miércoles, 25 enero, 2017

La Alhambra, a la espera de una licencia para abrir la Torre de la Justicia con uso cultural

La restauración busca el "aprendizaje e intercambio de conocimientos en torno al monumento"

Torre de Justicia de la Alhambra de Granada |Foto: Archivo
E.P.


image_print

El Patronato de la Alhambra y el Generalife está a la espera de que el Ayuntamiento de Granada le conceda licencia de primera ocupación para abrir la Torre de la Justicia, que data de finales del siglo XIV, con un uso cultural, una vez que ya han culminado las obras de restauración que se han realizado en su interior.

Así lo ha señalado a Europa Press el director del Patronato, Reynaldo Fernández Manzano, que ha confiado en que el trámite se complete “cuanto antes” y este espacio pueda abrirse en los próximos meses con una programación cultural, que girará en torno a la música nazarí y la lectura.

Los trabajos de restauración de la Torre han consistido en la adecuación interior de las habitaciones abovedadas enfocadas al “aprendizaje e intercambio de conocimientos en torno al monumento”.

El Servicio de Conservación del monumento, bajo la dirección del arquitecto granadino Pedro Salmerón, ha llevado a cabo las obras, con un presupuesto de 430.135 euros.

La obra se ha centrado en acondicionar el interior de la Torre de la Justicia, con especial incidencia en la renovación de los acabados e instalaciones y la liberación puntual de determinados espacios. Se trata, por tanto, de una recuperación espacial que “no presenta afecciones en la estructura o los cerramientos originales”, según Salmerón.

La intervención ha contado con un seguimiento arqueológico y ha permitido que se haya recobrado la traza original de la planta superior y resaltado los restos de revestimientos originales conservados en su interior. También han aparecido otros hallazgos de interés documental vinculados a los usos históricos de las habitaciones.

La Torre de la Justicia alberga uno de los principales accesos al recinto de la Alhambra desde el momento de su construcción, durante el reinado de Yusuf I, en 1348, y está formada por una planta rectangular, dividida en dos pisos y una terraza, que se integra en la muralla de la ciudad fortaleza, junto con 26 torres diferentes.

Fue residencia del alcaide de la Puerta desde la conquista de la ciudad por los Reyes Católicos hasta la llegada de las tropas francesas en 1810. Pocos años después, se convirtió en vivienda de los guardas del recinto, hasta que desde la última década del siglo XIX y principios del XX se ha destinado a uso administrativo y, ocasionalmente, residencial.

La puerta posee algunos de los valores simbólicos más destacados de la Alhambra, como la mano, que está en la clave del arco de la fachada, y que expresa los cinco pilares fundamentales de la fe islámica; un hueco a cielo abierto, de carácter defensivo, y por encima del arco, la llave nazarí, símbolo de la fe.

Estos símbolos contrastan con la figura gótica de la Virgen y el Niño, del escultor Roberto Alemán, colocada por orden de los Reyes Católicos sobre la lápida que contiene la inscripción árabe fundacional de la puerta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *