Viernes, 21 Julio, 2017

            

La actividad sexual de las mujeres infartadas, a debate

Tan solo un 13 por ciento de las mujeres españolas que han sufrido un infarto reciben asesoramiento médico sobre la actividad sexual que pueden realizar, frente al 17 por ciento de los hombres



image_print

Tan solo un 13 por ciento de las mujeres españolas que han sufrido un infarto reciben asesoramiento médico sobre la actividad sexual que pueden realizar, frente al 17 por ciento de los hombres, según han demostrado los resultados del estudio Imjoven (Virgo en Estados Unidos), que ha tenido como objetivo estudiar las características de las mujeres jóvenes que han sufrido un infarto y cómo este afecta a su vida posterior en comparación con los hombres de la misma edad, y que ha sido publicado en la revista ‘Circulation’.

El estudio que ha estado dirigido por la Universidad de Yale y coordinado por el cardiólogo del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, el doctor Héctor Bueno, ha incluido a más de 3.500 hombre y mujeres de entre 18 y 55 años con infarto de miocardio. Además, también han colaborado la Sociedad Española de Cardiología (SEC) el Centro Nacional de Investigaciones Cardiológicas (CNIC) y las redes de investigación cardiovascular del Fondo de Investigaciones Sanitarias (FIS).

En cuanto al tipo de recomendación que reciben los pacientes por parte de los cardiólogos, en Estados Unidos al 69 por ciento de los hombres y al 65 por ciento de las mujeres se les aconseja limitar su actividad sexual; frente al 64 por ciento de los hombres españoles y a un 83 por ciento de las mujeres.  Esta limitación de la actividad sexual, principalmente se refiere a recomendaciones tales como tomarse el pulso durante la práctica o adoptar un papel más pasivo.

“Este dato es especialmente relevante, no solo porque de él se desprende una excesiva precaución de los cardiólogos españoles, particularmente con las mujeres, que no solo no está justificado sino que va en contra de las indicaciones de las guías de práctica clínica  que, salvo en infartos complicados o en los pocos casos en que los pacientes persistan con síntomas después del infarto, pueden retomar su actividad sexual de forma normal, de forma general una semana después de padecer el infarto”, ha explicado el doctor Bueno.

Por otro lado, es estudio también ha desvelado que más del 90 por ciento de los pacientes españoles tenía una vida sexual activa antes de padecer el infarto y que el 91 por ciento de las mujeres y el 98 por ciento de los hombres españoles considera el sexo muy o bastante importante.  “Mantener una actividad sexual satisfactoria es un factor esencial en la recuperación del paciente”, ha asegurado el especialista.

Por último, la SEC ha querido hacer un llamamiento a los cardiólogos para que incluyan este tema en sus conversaciones con los pacientes antes del alta hospitalaria, y para que sigan las guías de práctica clínica para no ser tan restrictivos en los consejos, en especial con las mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *