Viernes, 26 Mayo, 2017

Kenneth Bae da las gracias al Gobierno norcoreano por dejarle “volver a casa”

Fueron liberados el sábado, después de que el director de Inteligencia, James Clapper, viajase a Pyongyang para entregar al Gobierno norcoreano una carta de Barack Obama

Kenneth Bae llega a la base militar de Washington


image_print

Kenneth Bae, uno de los dos estadounidenses que seguían detenidos en Corea del Norte y que finalmente han sido liberados este fin de semana, ha dado las gracias al Gobierno de Kim Jong Un por dejarle “volver a casa”.

“Me gustaría dar las gracias al Gobierno norcoreano por permitirme volver a casa y reunirme con mi familia”, ha dicho, en declaraciones a la prensa a su llegada a la base militar Lewis-McChord, en el estado de Washington.

Interrogado por la prensa sobre su estado de salud, se ha limitado a decir que se está “recuperando”. “También quiero daros las gracias por apoyarme durante todo este tiempo”, ha dicho a los periodistas, según informa la cadena estadounidense CNN.

Bae y Matthew Todd Miller fueron liberados el sábado, después de que el director de Inteligencia, James Clapper, viajase a Pyongyang para entregar al Gobierno norcoreano una carta del presidente estadounidense, Barack Obama.

En esta carta, Obama instaba al líder norcoreano, Kim Jong Un, a permitir que los dos estadounidenses volvieran a casa, sin embargo, Clapper no logró ser recibido por Kim y abandonó el país asiático sin garantías de la liberación de Bae y Miller.

El Gobierno norcoreano, por su parte, ha publicado un comunicado en el que asegura que ha recibido una “disculpa” por parte de Obama por las acciones cometidas por Bae y Miller. “Los dos se arrepienten sinceramente de sus crímenes”, ha indicado.

DETENIDOS EN COREA DEL NORTE

En abril de 2012, Bae fue detenido y condenado a 15 años de trabajos forzados por “crímenes contra el Estado”. El misionero estadounidense, que dirigía a un grupo de turistas en Corea del Norte, fue acusado de “reclutar” gente.

Miller, por su parte, fue arrestado el pasado mes de abril tras romper su pasaporte estadounidense y pedir asilo a Corea del Norte. El régimen comunista le acusó de cometer “actos hostiles” y le condenó por espionaje a seis años de trabajos forzados.

Bae y Miller eran los últimos estadounidenses que quedaban retenidos en Corea del Norte. El pasado 21 de octubre, Jeffrey Fowle, que en mayo fue detenido y acusado de conspirar contra el Gobierno de Kim por dejar una Biblia en el baño de un club náutico, también fue liberado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *