Jueves, 25 Mayo, 2017

Katy Perry, la domadora de tigres mecánicos en la Super Bowl

Tiburones y palmeras bailongas, estrellas fugaces y Lenny Kravitz

Katy Perry en la Superbowl


image_print

Al fin llegó el evento deportivo norteamericano más esperado por todo el mundo, la Super Bowl 2015. Y con ella, el famoso intermedio en el que una gran superestrella prepara un show irrepetible.

Este año le ha tocado a Katy Perry, la cual ya llevaba levantando mucha expectación. ¿Qué usará? ¿Qué vestido se pondrá? ¿Qué tiene preparado? Pues las respuestas son muy simples pues solo hay que pensar que es Katy Perry y viendo su carrera, tendríamos cosas hilarantes, sorprendentes y con mucho colorido.

Además de estar acompañada de nada más y nada menos que de Lenny Kravitz, la joven artista de 30 años derrochó su imaginación en este intermedio, que sin duda también será recordado por muchos. Sobre todo por como apareció la artista, montada en un tigre mecánico, derrochando espectacularidad por los cuatro costados.

El show lo inició cantando uno de sus últimos éxitos, Roar, sin dar respiro a los espectadores, la artista fue capaz de atraer la atención de todos. Y es que después de estar montada en un inmenso tigre, el tema Dark Horse cambió el escenario a un gran tablero de ajedrez, donde los bailarines eran las propias fichas. Todo ello de un corte muy futurista.

DE FELINOS MECÁNICOS PASANDO POR UN AJEDREZ HUMANO, UNA PLAYA Y ACABAR EN LAS ESTRELLAS

El fuego fue una de las partes importantes del show, además de aderezo al espectáculo, la cantante lucía un vestido lleno de fuego. Sin duda, Katy venía dispuesta a dar guerra como lo hizo con Kravitz, el cual le acompañó durante la interpretación del tema I Kissed a Girl.

Dejando el fuego a un lado, Perry no dudó en cambiarse a un vestido más fresquito y con los colores de las típicas pelotas de palya para indicarnos que aunque haga frío, ella te planta una playa con tiburones y palmeras bailongas.

La rapera Missy Elliott también acompañó a Katy en este espectáculo, aunque la popular cantante se tuvo que cambiar de nuevo el vestuario para subirse a una estrella fugaz que iluminó el estadio, hizo vibrar a los allí reunidos y sin duda, muchos corearon sus temas, que queramos o no, la cantante es toda una maestra en la creación de hits.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *