Viernes, 20 enero, 2017

Karzai declara luto nacional por las víctimas del deslizamiento de tierra de Badajshán

Las tareas de rescate se han dado por concluidas ante la imposibilidad de retirar los lodos acumulados

E.P


image_print

El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, ha declarado un día de luto nacional en memoria de los fallecidos por la avalancha de tierra en la localidad de Argo, provincia de Badajshán (noreste del país), y ha pedido a los empresarios del país que contribuyan en la medida de lo posible a proteger a los supervivientes de la catástrofe.

De momento, el balance del Gobierno afgano cifra los fallecidos entre 250 y 350 pero las autoridades locales prácticamente han confirmado que el número de muertos rebasa los 2.500. El lugar ha sido declarado ya fosa común y las tareas de rescate están prácticamente suspendidas por la completa falta de recursos de los que disponen los servicios de Emergencia de uno de los países más empobrecidos del mundo.

Hoy domingo, las banderas de todas las sedes de Gobierno, edificios públicos y embajadas afganas en el extranjero ondearán a media asta por decreto presidencial, en el que se pide a los empresarios, organizaciones humanitarias nacionales y otros grupos de asistencia que proporcionen ayuda a las víctimas de la tragedia, ha informado el portal de noticias Jaama.

Hasta el momento, solo ocho personas han sido rescatadas con vida del corrimiento en Argo, donde miles de personas resultaron sepultadas cuando intentaban rescatar a los afectados por un corrimiento de tierra previo.

Cerca de 300 viviendas han terminado enterradas y otras 700 han tenido que ser evacuadas ante la posibilidad de una nueva avalancha de rocas como la que ha provocado esta catástrofe.

El gobernador de Badajhsán, Shah Wali Adib, ha explicado que los intentos de rescate son extremadamente complicados. “300 familias, incluidos niños y mujeres están completamente enterrados”, ha afirmado. “Hemos intentado rescatarlos pero hay más de 50 metros de barro”, ha subrayado.

El Parlamento afgano ha criticado a la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres por considerar que no ha proporcionado la ayuda adecuada a las víctimas, según ha informado la cadena afgana Tolo News.

Hasta la zona se ha trasladado el vicepresidente afgano, Karim Jalili, que ha trasladado sus condolencias a todos los residentes en la aldea de Argo. Pese a que ha cifrado en 250 los muertos confirmados, las autoridades locales cifran en más de 3.000 las personas desaparecidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *