Lunes, 22 Mayo, 2017

Publicidad

Juzgan este martes a un acusado de maniatar a una mujer en su vivienda para robarle

Los hechos ocurrieron en febrero de 2012, cuando el acusado maniato a la víctima durante una hora para robar en el domicilio

Juzgados de Granada


image_print

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada acoge este martes el juicio contra un hombre, de iniciales G.R.C., acusado de maniatar a una mujer en su propia vivienda, en Alhama de Granada, para robarle joyas y unos 13.000 euros, hechos por los que la Fiscalía reclama para él una condena de 10 años de prisión y multa de 1.800 euros.

Al procesado, con numerosos antecedentes penales, se le atribuyen los delitos de robo con violencia intimidación, detención ilegal y un delito contra la salud pública, puesto que además la Guardia Civil encontró en su domicilio casi 200 gramos de cannabis sativa para su posterior venta en el mercado ilícito.

Según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se remontan a las 14,00 horas del 26 de febrero de 2012, cuando el acusado, “guiado por el ánimo de obtener un beneficio patrimonial a costa de lo ajeno”, llamó a la puerta de la vivienda de la mujer, situada en la calle Antequera de Alhama de Granada, pidiéndole que bajase con el DNI.

Al abrirle para interesarse por la presencia del hombre en su domicilio, éste la agarró tapándole la boca y la introdujo en la vivienda, donde la ató con cinta americana de brazos piernas y cintura, tendiéndola en el suelo boca abajo, mientras otra persona, “que no ha podido ser identificada y que actuaba en connivencia con el acusado”, registraba la casa.

La mujer permaneció maniatada durante una hora aproximadamente, y finalmente logró despojarse de las ataduras al menos media hora después de que el inculpado abandonara el domicilio en el que le había dejado inmovilizada.

Por este método el hombre logró apoderarse de joyas valoradas en la cantidad de 845,50 euros, además de 1000 euros de la mujer y otros 12.000, de su hijo, que vivía en la misma casa con la víctima, que sufrió un ataque de ansiedad.

A las 14,25 horas del 12 de marzo de 2012 se procedió por agentes de la Guardia Civil a realizar entrada  registro voluntario de la vivienda del inculpado, donde encontraron, además de prendas de vestir que fueron usadas por él en los hechos anteriores, 195,6 gramos netos de cannabis, con una riqueza del 8,4 por ciento, que poseía para su posterior comercio el mercado ilícito, en el que habría alcanzado un valor aproximado de 980 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *