Viernes, 26 Mayo, 2017

Juzgan este martes a un acusado de asestar varias puñaladas a su exmujer en Belicena

Los hechos se remontan a marzo de 2013, cuando el acusado quebrantó la orden de alejamiento que tenía hacia su exmujer y se acercó a su vivienda "con la intención de acabar con su vida"



image_print

La Sección Segunda de la Audiencia de Granada acoge este martes el juicio contra un hombre de 39 años acusado de tratar de acabar con la vida de su exmujer, a la que supuestamente asestó varias puñaladas con un cuchillo en la puerta de su domicilio, en Belicena (Granada), hechos por los que se enfrenta a una petición fiscal de 14 años y seis meses de cárcel.

Según el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se remontan a marzo de 2013, cuando el acusado quebrantó la orden de alejamiento que tenía hacia su exmujer y se acercó a su vivienda “con la intención de acabar con su vida”.

Se escondió detrás de unos arbustos situados en la rampa de acceso a la cochera de la citada vivienda con un cuchillo en la mano “aprovechando la escasa iluminación del lugar”, así como la ausencia de otras personas que pudieran acudir en auxilio de la víctima.

En estas circunstancias se abalanzó sobre ella y “le asestó varias puñaladas” hasta que, como consecuencia del forcejeo, la hoja del cuchillo se rompió, momento en el que continuó golpeándola con las manos en el rostro y la cabeza, causándole múltiples lesiones, todo ello mientras le prefería insultos y amenazas.

Alarmada por los gritos de auxilio de su madre, la hija de la pareja, de 12 años, salió en su ayuda y vio cómo su padre la golpeaba, por lo que le empujó para apartarle, tras lo que éste huyó del lugar.

A consecuencia de esta agresión, la víctima sufrió varias puñaladas en el hemotórax; en el hombro izquierdo y en la zona escapular, lo que le pudo ocasionar la muerte de no haber sido tratada. Además, ha padecido trastorno por estrés postraumático.

El Ministerio Público considera que estos hechos son constitutivos de un delito de quebrantamiento de condena y de otro de asesinato en grado de tentativa por los que, además de la pena de cárcel, solicita para el acusado la prohibición de acercarse a la víctima a menos de 200 metros durante 16 años y de comunicarse con ella durante el mismo tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *