Martes, 16 Enero, 2018

            

Juzgan a un acusado de atar a una anciana y sus hijos en su casa para robarle

Los hechos se remontan al 2015 cuando el procesado junto con otros tres individuos penetraron en el domicilio, en Granada, con los rostros con pasamontañas negros y "mascarillas higiénicas para evitar su identificación"

Juzgados
E.P.


image_print

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada acoge este martes el juicio contra un hombre de 34 años y nacionalidad boliviana acusado de atar de pies y manos a una anciana de 80 años y sus hijos para robarles en su casa, hechos por los que se enfrenta a una petición fiscal de 28 años de prisión.

La Fiscalía de Granada le atribuye la comisión de delitos de robo con violencia, detención ilegal y lesiones, según consta en su escrito de acusación provisional, al que ha tenido acceso Europa Press.

Los hechos se remontan al mediodía del 15 de mayo de 2015 cuando el procesado, en situación de residencia irregular en España y condenado por diversos delitos, junto con otros tres individuos penetraron en el domicilio de la anciana, en Granada, con los rostros ocultos con pasamontañas negros y “mascarillas higiénicas para evitar su identificación”.

“Alertados por una quinta persona no identificada que les manifestó que en la casa pudiera guardarse gran cantidad de dinero, entre los dos y los tres millones de euros”, accedieron portando en las manos cuchillas y un cuchillo de cocina de diez centímetros y hoja de sierra de unos 30 centímetros.

Tras amenazar a la mujer, de 80 años en aquella fecha, procedieron a “atarla de pies y manos con unas bridas y la sentaron en el salón de la vivienda “procediendo a golpearla para que les entregara el dinero”.

En ese momento apareció en la vivienda su hijo, “al que del mismo modo amenazaron y, ante su resistencia, golpearon violentamente, exigiéndoles que les entregara dos millones de euros que pensaban que había en la vivienda”.

Ante su negativa, también lo ataron supuestamente de manos y pies con sendas bridas para sentarlo junto a su madre, ante lo que el hombre les entregó un total de 3.000 euros que guardaba en una habitación para gastos.

El hombre sufrió lesiones por politraumatismo, erosiones y contusiones que tardaron en curar 15 días y que le dejaron una cicatriz lineal en la cara anterior de la muñeca izquierda; los daños en la vivienda se cifran en 720 euros.

Otra hija de la anciana, que vivía en la vivienda colindante, se personó al oír ruidos en la casa de su madre y fue también amenazada y obligada a acompañar al acusado y sus compinches a distintas estancias en las que se apoderaron de dos sobres con un total de 31.000 euros, así como de múltiples joyas valoradas en 639 euros.

La mujer recibió golpes que le dejaron hematomas en la cabeza, las rodillas, los tobillos y las muñecas que tardaron en curar 180 días y le dejaron como secuela un trastorno neurótico. También fue atada después de que le arrebataran las llaves de su domicilio de donde también se llevaron un total de 6.975 euros.

La situación se mantuvo hasta las 20,00 horas de aquel mismo día “abandonando el acusado la vivienda dejándolos atados de pies y manos”, aunque finalmente consiguieron librarse.

El procesado se enfrenta a la petición de diez años de prisión por dos supuestos delitos de robo con violencia en las personas; quince años por la presunta comisión de tres delitos de detención ilegal; y otros tres por un supuesto delito de lesiones, concurriendo las agravantes de “disfraz y abuso de superioridad”.

El Ministerio Público interesa el cumplimiento de la pena “previo a su expulsión del territorio nacional”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *