Lunes, 11 Diciembre, 2017

            

Juzgan a la banda que asaltaba casas del cinturón de Granada

Todos son de nacionalidad marroquí, podrían ver conmutadas las penas, de resultar condenados, por diez años de expulsión de España

Municipio de Cúllar Vega | Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada juzga desde este lunes a dos hombres y dos mujeres para los que la Fiscalía pide seis años y medio de cárcel por supuesta pertenencia a un grupo criminal que perpetraba robos en viviendas unifamiliares y adosados de distintas localidades del área metropolitana granadina, a las que accedían arrancando rejas o barrotes de protección de las puertas y las ventanas, o las persianas.

A excepción de una de ellos, una granadina de 24 años que mantenía una relación sentimental con otro de los acusados, todos son de nacionalidad marroquí, y podrían ver conmutadas las penas, de resultar condenados, por diez años de expulsión de España, según hace constar el Ministerio Público en su escrito de acusación provisional, al que ha tenido acceso Europa Press.

Los hechos delictivos habrían sido cometidos al menos entre noviembre de 2013 y marzo de 2014, por los cuatro acusados, con edades de entre 34 y 24 años, junto con un hombre expulsado del territorio nacional y otro individuo en busca y captura por esta misma causa, en Santa Fe, Cenes de la Vega, Las Gabias, Otura, Alhendín, La Zubia, Gójar, y Cúllar Vega. El proceder era similar en todos ellos, al objeto de sustraer supuestamente dinero en metálico, joyas, dispositivos tecnológico y televisiones de alta gama, entre otros productos.

Los acusados estudiaban primero los objetivos de los futuros robos, normalmente casas unifamiliares y adosados de urbanizaciones de la periferia de Granada que daban a descampados o zonas poco transitadas, “a fin de evitar su descubrimiento”, y que no solían contar con sistemas de seguridad.

Sorteaban vallas, muros o tapias perimetrales hasta sus patios o zonas traseras, detalla el fiscal. Accedían desde allí a las plantas superiores por farolas, pérgolas u otros elementos constructivos similares y, una vez en las terrazas o balcones, solo tenían que abrir puertas correderas o pestillos para entrar. Algunas veces, también tenían que arrancar rejas o forzar barrotes de protección o persianas.

Eran los domicilios habituales de la mayoría de propietarios perjudicados, que reclaman los objetos y el dinero que no han podido ser recuperados, en los casos en que no han sido cubiertos por compañías aseguradoras. Los supuestos ladrones controlaban sus horarios, desplazándose en grupos de dos o tres personas entre las 18,00 y las 21,00 horas.

Los primeros indicios de la actividad delictiva se tienen el 30 de diciembre de 2013 por un repartidor de pizzas que, en Churriana de la Vega, ve un vehículo del que salieron tres individuos portando una palanqueta. En un vehículo de similares características, propiedad del hombre expulsado de España por esta causa, fueron vistas por la Guardia Civil tres personas “en actitud sospechosa” en una urbanización de Alhendín, el 8 de enero de 2014.

El producto de los delitos era almacenado en las dos viviendas de los acusados en un bloque de Las Gabias, donde vivían la joven española y su pareja, y el hombre en busca y captura, en una de ellas; y la otra chica, que era la novia del expulsado del territorio nacional, con éste y el acusado restante, en la otra.

El 10 de agosto de 2013, habrían robado en una vivienda de Cúllar Vega dispositivos electrónicos, relojes y pequeños electrodomésticos valorados en más de 3.000 euros. El día 14 de ese mismo mes, en Las Gabias, conseguían acceder supuestamente a una vivienda de la que se habrían llevado varios artículos de lujo y 4.000 euros en metálico.

En unas treinta ocasiones, habrían repetido un procedimiento similar, perjudicando a otras tantas familias, y dejando huellas de pisadas con zapatillas deportivas, que han servido a los investigadores para la identificación de los supuestos autores.

En otro domicilio de Las Gabias, consiguieron hacerse, el 18 de diciembre de 2013, con un botín de joyas tasadas en casi 5.000 euros mientras la propietaria se hallaba en el interior de la casa “sin percatarse de nada por sus problemas de audición”. En la última noche de ese mismo año, habrían entrado por escalo en la vivienda de un hombre en Cenes de la Vega, del que se apoderaron de varias joyas, recuperando únicamente una medalla de la Virgen del Rocío.

Por una reyerta en el bloque entre los miembros del grupo, en que se empleó un arma de fuego, en febrero de 2014, agentes de la Guardia Civil pudieron practicar entrada y registro en las viviendas en las que almacenaban los objetos que obtenían en los supuestos hechos delictivos, incautándose numerosas joyas, productos tecnológicos como libros electrónicos, ordenadores o consolas, así como las zapatillas deportivas con las que habrían perpetrado los actos, dejando las correspondientes huellas.

Estos hechos son constitutivos para el fiscal de supuestos delitos de robo continuado con fuerza en casa habitada y de integración en grupo criminal, por los que se piden para los cuatro acusados por cada uno de ellos penas de seis años, y de seis meses de prisión. Está previsto que el juicio se prolongue hasta el próximo 23 de noviembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *