Jueves, 19 enero, 2017

Junta solicita un sello de calidad europeo que reconoce buenas prácticas en contratación de investigadores

La Carta Europea del Investigador contiene un conjunto de principios generales y requisitos que definen el papel, las responsabilidades y los derechos de los investigadores, empresarios y entidades que proveen de fondos para I+D+I

Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

La Agencia Andaluza del Conocimiento (AAC), entidad dependiente de la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía, ha solicitado a la Comisión Europea la distinción ‘Hrs4r’ (Human Resources Strategy for Researchers), que reconoce el esfuerzo de instituciones de investigación y entidades que financian I+D por adoptar una serie de buenas prácticas en materia de contratación de investigadores y personal técnico.

En un comunicado, la Junta ha explicado que se trata, principalmente, de las buenas prácticas y principios definidos en la Carta Europea del Investigador y el Código de Conducta, elaborados en 2005 por la Comisión Europea y que están dirigidos tanto a investigadores individuales como a entidades contratadoras o que financian ayudas a la investigación, tanto del sector público como privado.

Ambos documentos son elementos clave en las políticas puestas en marcha por la Unión Europea (UE) para hacer más atractiva la carrera científica, estimular las vocaciones y contribuir a la consolidación de las economías basadas en el conocimiento.

En 2013, la Agencia Andaluza del Conocimiento suscribió tanto la carta como el código, asumiendo sus valores y directrices y convirtiéndose en el único organismo andaluz adherido a ambos documentos. En ellos se fomenta el desarrollo en Europa de un mercado laboral investigador atractivo, abierto y viable, donde las condiciones generales permitan contratar y conservar personal de excelencia en entornos que favorezcan su rendimiento y productividad.

La Carta Europea del Investigador contiene un conjunto de principios generales y requisitos que definen el papel, las responsabilidades y los derechos de los investigadores, empresarios y entidades que proveen de fondos para I+D+I.

Por otro lado, en el Código de Conducta se incluyen una serie de recomendaciones realizadas por la CE que las entidades adheridas se comprometen a aplicar y difundir voluntariamente, y cuya finalidad es contribuir al desarrollo de un mercado laboral europeo atractivo para la investigación.

Como complemento a lo anterior, la Comisión Europea desarrolló un procedimiento para establecer una Estrategia de Recursos Humanos para Investigadores que la Agencia Andaluza del Conocimiento ha estado implementando a lo largo del primer semestre de 2016 y que le permitiría obtener el logo ‘Hrs4r’. Con esta distinción se identifica a aquellas instituciones y organismos que apoyan y tienen instaurado un entorno de trabajo estimulante y favorable a los investigadores.

El proceso para la obtención del sello se basa en una autoevaluación interna que realiza la propia institución solicitante, respetando así la autonomía de ésta.

Desde la redacción, en 2005, de la Carta Europea del Investigador y el Código de Conducta alrededor de 1.200 instituciones de 40 países de dentro y fuera de Europa han expresado su voluntad de adoptar los principios recogidos en ambos documentos. De ellos, sólo 232 han superado el proceso de evaluación y han obtenido la distinción ‘Hrs4r’.

La adhesión es un proceso voluntario que reporta a las entidades credibilidad y respaldo a la hora de prestar cualquier servicio relacionado con la I+D+I, haciendo a las entidades solicitantes más atractivas a ojos de los investigadores.

Pueden adherirse entidades públicas y privadas, universidades, organismos públicos de investigación, fundaciones, institutos y demás entidades de I+D.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *