Martes, 23 Mayo, 2017

Publicidad

Junta prevé abrir el metro a final de 2016 y estima un déficit de explotación de un millón al año

Sobre los sobrecostes y retrasos de esta obra, el consejero ha apuntado que "cuando se trata de una obra subterránea en una ciudad viva, es imposible prever lo que te puedes encontrar, y puede haber sobrecostes"

Metro por dentro
E.P.


image_print

El consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, ha anunciado que la Junta prevé poner en marcha el metro de Granada en el último cuatrimestre de 2016, ha reiterado que el modelo de gestión será directo por la Agencia de Obra Pública de la Junta, y ha estimado un déficit de explotación de un millón de euros al año, que supone una cifra “mínima”.

En su intervención en comisión parlamentaria, el consejero ha resaltado que el modelo de gestión para este metropolitano “es de equilibrio que garantice el control y la gestión pública, en el marco de la legislación vigente”.

De esta forma, el déficit de explotación será una cifra “mínima”, estimado en torno al millón de euros anual. Ha valorado que esta forma de gestión directa “evita tener que pagar impuestos como el de Sociedades”. López, quien no descarta la fórmula de colaboración público-privada, sí reconoce que no es “devoto” de dicha fórmula “porque ésta tiene costes y sobrecostes asociados”.

Ha indicado que la cifra de pasajeros prevista para el primer año es de 11.085.000 pasajeros, y para el tercer año se superarían los 13 millones de viajeros.

Sobre los sobrecostes y retrasos de esta obra, el consejero ha apuntado que “cuando se trata de una obra subterránea en una ciudad viva, es imposible prever lo que te puedes encontrar, y puede haber sobrecostes” y también retrasos “por la incapacidad de conocer lo que te vas a encontrar bajo tierra; eso ha ocurrido en todas las grandes obras subterráneas, y especialmente en un territorio como Andalucía, con gran superposición de estratos culturales”.

Ha recordado que hubo retrasos “en el resto de obras de los sistemas metropolitanos de transporte”, donde se ha efectuado “un esfuerzo ambicioso en la implantación de infraestructuras”.

El consejero, quien ha resaltado el “consenso institucional” en torno a esta obra, ha recordado que en julio del pasado año “ya se anunció que la puesta en marcha del metro en el horizonte de 2016”, dentro de un proyecto “sensato y ambicioso”, con el que “se da respuesta a las necesidades de transporte”.

Así, tras recordar que en el horizonte de 2020 “el flujo de tráfico privado y público en Granada podría estar en torno al medio millón de desplazamientos”. Además, la puesta en servicio del metro de Granada “evitará la emisión de 1.530 toneladas al año de CO2 a la atmósfera”.

Ha recordado que este proyecto, considerado “gran proyecto europeo”, prevé un modelo de gestión directa de la Agencia de Obra Pública de la Junta, que supone “la manera más eficaz y responsable de hacer una explotación”. Ha indicado que habrá que efectuar la contratación del personal de operación con alguna empresa del sector “que haga la aportación de lo que tiene que ser personal de operaciones”.

De esta forma, la Agencia de Obra Pública gestionará directamente el metro y acometerá la coordinación entre la aportación de servicios prestados por la empresa adjudicataria de estos servicios y la gestión directa, bajo el criterio de “racionalización del sector público y dentro del ordenamiento legal”.

El consejero ha recordado que se generan 200 puestos de trabajo de forma directa e indirecta, y la tarifa del billete será de 0,89 euros, cifra que oscilará dependiendo si es título ocasional o recurrente.

Por ello, ha resaltado que el metro de Granada “es resultado del acuerdo y cooperación entre dos instituciones y administraciones para dar una respuesta racional, eficaz, razonable y sostenible a una demanda de los ciudadanos ya estudiada, mediante una solución pactada institucionalmente”.

“Estamos convencido de que todos los esfuerzos económicos de gestión de racionalización de la explotación irán a favor de resolver el problema de movilidad de Granada”, ha añadido.

CRÍTICAS DE LA OPOSICIÓN POR SOBRECOSTES

La diputada del PSOE Manuela Serrano ha resaltado que este tipo de transportes son “eficaces, seguros y sostenibles”, y ha recordado que queda pendiente licitar infraestructuras pendientes, como la estación de ferrocarril, aunque insiste en que “se han dado pasos importantes” y resalta el interés por “buscar fórmulas en garantizar el carácter público” de esta infraestructura.

La diputada de IU Inmaculada Nieto, que ha agradecido que la Junta “disipe algunas dudas que había entre los ciudadanos”, destaca que el Gobierno andaluz “apueste por la movilidad sostenible y priorice el transporte público colectivo”. Asimismo ha resaltado que la Consejería “apueste por un modelo de financiación pública, pues la colaboración público-privada encarece el proyecto”.

No obstante, considera que “se podría haber abierto de manera parcial hasta la zona de La Caleta”, de forma que lamenta que finalmente la apertura “se ha retrasado un año”.

La diputada del PP Ana Vanessa García, quien recuerda que la obra “ya lleva nueve años, y son 15,9 kilómetros”, lamenta que la Junta “siga sin contestar a lo que quieren los granadinos, pues la obra va el doble de lo que se presupuestó inicialmente, de 276 a 558 millones”, de manera que “van por 35 millones el kilómetro”.

Ha lamentado que la Junta “nunca ha enseñado el estudio de viabilidad” y ha preguntado por el coste técnico del billete “y la subvención que se va a aportar desde lo público”. Asimismo, ha asegurado que miles de puestos de trabajo ha destruido el metro de Granada, por el cierre de comercios, por lo que ha preguntado “si se indemnizará a las empresas que quebraron”.

El diputado de Podemos Juan Antonio Gil de los Santos, que comparte la filosofía de esta infraestructura, lamenta los retrasos efectuados en esta obra “cuyo primer anuncio de puesta en marcha fue en 2014, y después se dio 2015”, por lo que pide que se transmita “certidumbre a la ciudadanía” sobre estos proyectos que “se van demorando”.

Gil de los Santos ha apuntado la posible existencia de sobrecostes “a más del doble” y ha pedido “la menor molestia para los ciudadanos”, así como que se mantenga el consorcio público a la hora de gestionar ese transporte.

El diputada de Ciudadanos, Carlos Hernández White, quien ha recordado que los granadinos “vienen sufriendo esta obra desde hace nueve años”, espera que se siga informando de esta obra “tan importante para la zona” y pide que se habiliten medidas “para incentivar el uso de este transporte”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *