Viernes, 20 enero, 2017

Juan Perro Trío pone en pie al Teatro Isabel la Católica

la actuación del Juan Perro Trío, que consiguió que los asistentes al Teatro Isabel la Católica acabaran rendidos a sus pies en las casi tres horas de show que tuvieron lugar el pasado sábado.

Foto: Gabinete


image_print

La trigésimo sexta edición del Festival de Jazz de Granada alcanzó su ecuador cerrando su primera semana con la actuación del Juan Perro Trío, que consiguió que los asistentes al Teatro Isabel la Católica acabaran rendidos a sus pies en las casi tres horas de show que tuvieron lugar el pasado sábado.
Juan Perro es el nombre con el que se da a conocer Santiago Auserón desde el año 1993, tras auspress15finalizar su proyecto con Radio Futura expandió sus fronteras musicales embarcándose en diferentes sonidos, más cercanos a la tradición caribeña y negra del otro lado del Atlántico. En su formación de trío, vino acompañado por Joan Vinyals y Gabriel Amargant, guitarrista y saxofonista respectivamente, con larga y reconocida trayectoria en su haber y que han trabajado con artistas como Alex Warner, Platero y Tú o Raynald Colom.

Santiago Auserón y su grupo subieron al escenario pocos minutos después de las nueve de la noche, abriendo la velada con Río Negro y conquistando así desde el principio a sus más incondicionales. El trío ofreció un concierto interactivo, con un Juan Perro especialmente dicharachero que, entre pieza y pieza, no perdía la oportunidad de dirigirse al público para contar historias, lanzar bromas e incluso retarles a que intervinieran en sus relatos.

La banda ofreció una actuación agotadora, de 160 minutos, que lejos de hacerse difíciles para los allí reunidos, fueron un regalo tras otro por parte de los músicos, demostrando una complicidad con los espectadores fuera de lo común y una técnica exquisita en sus respectivos instrumentos. Ofrecieron más de una veintena de melodías diferentes, con ritmos que se movían desde el jazz (interpretando standards como Will be together again o Flamingo) a los boleros, pasando por el blues o el rock. Entre tanto, Juan Perro contaba relatos de aventuras y desventuras en La Habana, su estancia en New Orleans tocando con el fantasma de Louis Armstrong y unos mirlos apasionados del repertorio de Satchmo, sus interacciones con las musas o sus correrías en la frontera entre Estados Unidos y Tijuana.

El repertorio que la formación ofreció fue amplio y variado, canciones como El forastero, Señora del mar, En la frontera, Obstinado en mi error, Pies en el barro, El mirlo del pruno, Ámbar, Luz de mis huesos Perla Oscura, Caetano, Fonda de Dolores, Los inadaptados, Agua de limón, Reina Zulú A un perro flaco… Todo un repaso a la trayectoria de Juan Perro que hechizó a todos los asistentes de tal forma que consiguió que durante varios momentos de la noche la gente se levantara de sus butacas y el público acompañase a los músicos llevando el ritmo con sus propias manos.

Llegadas las dos horas de show, el grupo intentó despedirse pero la audiencia granadina, con su insistencia, frustró el intento y la banda tuvo que volver para dar media hora más de buena música a los allí presentes, cerrando, finalmente, el espectáculo con Semilla negra.
Así pues, el Festival de Jazz se despide, momentáneamente, hasta el próximo martes, con el primer concierto que, de momento, ha logrado agotar entradas y que ha saciado las expectativas generadas con un directo potente, divertido y ecléctico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *