Miércoles, 18 enero, 2017

Juan Jesús López-Guadalupe: “Será un pregón con mucho ‘pellizco'”

El pregonero de la Semana Santa de Granada 2014 vivirá su momento más especial este domingo

Fran Yeste// Davinia Grande


image_print

El pregonero para la Semana Santa 2014, Juan Jesús López-Guadalupe Muñoz , es doctor y profesor de Historia del Arte en la Universidad de Granada, Caballero Horquillero y Comisario del Centenario de la Coronación de la Santísima Virgen de las Angustias, Cofrade de la Hermandad Sacramental del Santísimo Cristo de San Agustín y de la Hermandad Escolapia del Santísimo Cristo de la Expiración y asesor de la Delegación Diocesana para el Patrimonio Cultural.

Sus líneas de investigación se centran en la escultura devocional y la arquitectura de retablos, participó en la fundación de la revista Gólgota, con la que colabora actualmente, y perteneció a su Consejo de Redacción. Además, cuenta con publicaciones de libros como “Historia viva de la Semana Santa de Granada”, “Arte y devoción” y “Arte y artesanías de la Semana Santa”, destacando claramente “Anotaciones al Tema del Crucificado en Pedro de Mena”.

El pregón se presentará encuadernado con unas tapas damasco oscuro con pinturas que hacen referencia a la figura del pregonero, obra de Manuel Prados Guillén, que se le entregaron a López-Guadalupe el pasado 20 de febrero en un bonito acto donde la Banda de los Ángeles y la Banda Municipal rendían homenaje a la figura del pregonero mediante sus partituras: 

– Pregunta: ¿Qué sintió cuándo recibió la llamada del Presidente de la Real Federación comunicándole que iba a ser el pregonero de la Semana Santa 2014?

– Respuesta: Evidentemente, una grandísima alegría, es una aspiración para cualquier cofrade y al mismo tiempo también me di cuenta de que asumía un reto muy complejo y que era una gran responsabilidad, ya que el pregonero se convierte en el portavoz de la Semana Santa en su conjunto.

-P: ¿Dijo sí desde el principio, o se lo pensó dos veces?

– R: No, porque entendí que es una de las cosas que cuando te la ofrecen, no puedes rechazar. Así, si hay alguien que piensa que soy la persona adecuada para ser el pregonero de la Semana Santa, no soy yo quien para desmentirlo.

– P: ¿Supo de antemano que sería el pregonero?

– R: No, el caso es que hace un par de años en foros leí una quiniela de presuntos pregoneros y salía yo, y esto me causó una enorme sorpresa. Pero se ve que como dice el refrán ‘Cuando el río suena, agua lleva’, parece que alguien pensó en mí y se ha cumplido.

– P: ¿Quién fue la primera persona que lo felicitó?

– R: Como estaba en casa, la primera persona fue mi mujer, mis padres y luego el resto de la familia.

– P: ¿Se imaginaba como pregonero de nuestra Semana Mayor?

-R: La verdad es que no, no ha sido una cosa por la que he tenido ambición. Pero después de las circunstancias anteriores que he mencionado, te hacen pensar por qué no. Pienso que en cualquier sitio o lugar, cualquiera tiene algo que decir.

-P: ¿Cómo está viviendo estas horas previas al pregón?

– R: Como una tensa espera, intentando llevarlo lo más preparado posible para que salga lo mejor que se pueda hacer.

– P: ¿En qué momento, si es que lo ha habido, ha pensado en echarse atrás?

– R: No tiene vuelta atrás, porque es un compromiso que hay que cumplir, salga lo que salga.

– P: ¿Cuánto tiempo le ha llevado escribir el pregón?

P – El pregón es el resultado de un proceso, por ello desde que supe que iba a ser pregonero, estuve durante un par de meses aproximadamente reflexionando. Este proceso de reflexión no ha sido solo mío sino que también mucha gente ha sido partícipe. Personas que me he encontrado, que me ha felicitado, te hacían comentarios que se convertían al final en sugerencias para el pregón. Y luego, aprovechando el receso de clases durante la Navidad y también a la vuelta de vacaciones en enero, es cuando comencé a plasmar estas ideas en el papel, aproximadamente en un mes y medio he dado forma al pregón.

-P: ¿Cuál será la forma literaria escogida para el pregón?

-R: Mayoritariamente, va a ser un pregón en prosa aunque incorporaré algunas poesías prestadas, ya que no soy poeta.

-P: ¿Le ha leído el pregón a alguien?

– R; Sí, he hecho una lectura de cortesía a la Federación de Cofradías y también lo he leído en casa a mi familia, que es el mejor público posible. Hay que prepararlo y no dejarlo todo a la improvisación; leerlo y declamarlo.

– P: Sabemos que su hermano Miguel fue también pregonero, ¿Cómo le ha ayudado su vivencia?

– R: Él ha sido testigo del proceso de narración y de una de esas lecturas que he comentado anteriormente. Asimismo me ha hecho algunas sugerencias sobre la exposición que en cierta medida han enriquecido el pregón.

– P: ¿Qué similitudes tendrá el pregón de este año con los anteriores?

– R: Recuerdo muchos pregones, pero tampoco diría que se parezca exactamente a ninguno. En mi humilde opinión, un pregón debe ser un testimonio, y en este caso es el de una persona concreta, que soy yo. Por lo tanto, son mis vivencias, mis sentimientos que imagino que son compartidos por muchos cofrades, ya que al fin y al cabo pertenecemos al mismo ámbito, y sin duda debe de tener un matiz personal. También hay guiños a pregoneros de otros años o a algunas personas que han escrito sobre nuestra Semana Santa, ya que forman parte de ese bagaje mental del pregonero, que en este caso soy yo.

– P: ¿Qué supone en su vida cofrade dar el pregón de la Semana Santa? ¿Y en su vida personal?

– R: Una ilusión enorme, algo que no esperaba de ninguna manera, pero que me ha llenado de total satisfacción y no tengo palabras para agradecer. Es un privilegio inmenso y una gran responsabilidad, que agradezco a la Federación de Cofradías, que me ha dado la oportunidad. Así que va a ser un momento único en mi vida cofrade y personal, ya que tengo la suerte de poder compartirlo con toda mi familia y por lo tanto es una ocasión muy gozosa para todos.

– P: Después de una elección como pregonero de la Semana Santa, ¿Qué deseo le queda en el ámbito de las cofradías por realizar?

– R: Un deseo personal no, lo que me gustaría es ver cómo las cofradías de la Semana Santa siguen progresando en todos los aspectos, no sólo en lo material, que yo creo que es uno en los que se ha mejorado en estos últimos tiempos. También desearía que las hermandades progresasen en estructuras bien organizadas, en un aumento del número de hermanos, en integración eclesial y en proyección social. Es decir, que las cofradías de la Semana Santa crezcan, que a pesar de llevar muy buen camino, no podemos conformarnos.

– P: ¿Es usted cofrade por convicción o por tradición familiar?

– R: Por las dos cosas. En mi caso llegué a las cofradías por tradición, pero yo aquello que defiendo en el pregón de este año es que ser cofrade es una vocación. Así, uno está convencido de lo que cree, de la manera en la que se manifiesta, porque las cofradías exteriorizan una parte de esencia espiritual profunda y también una manifestación visible que son nuestras prácticas procesionales. Ambas forman parte de la esencia intrínseca a la realidad de las cofradías, en la que no se puede perder ninguna de las dos, ya que dejarían de ser lo que son.

– P: ¿De cuántas hermandades es usted hermano?

– R: Soy hermano de las Cofradías de los Escolapios, del Cristo de San Agustín y de la Hermandad de Nuestra Señora de las Angustias.

– P: Ya en la calle, ¿qué resaltaría de nuestra Semana Santa?

– R: La Semana Santa de Granada tiene dos valores intrínsecos para contemplarla en la calle. En primer lugar, los paisajes son excepcionales y en segundo lugar, hemos tenido la fortuna histórica de poseer muy buena imaginería. Es evidente que el núcleo central de celebración de nuestras cofradías son las imágenes. Con buenas imágenes, todo es más fácil. Estos serían los dos aspectos más importantes que, tanto los granadinos como los visitantes, deben conocer y valorar de nuestra Semana Santa.

– P: ¿Qué tiene de especial nuestra Semana Santa respecto a otras ciudades?

– R: Todas las ciudades probablemente tienen alguna singularidad, también es cierto que hay una tendencia en los últimos treinta años a una cierta homogeneización, sobre todo en el ámbito andaluz. Sin embargo, cuando uno ve algo que puede ver en otro lugar, lo ve en esta ciudad con este marco incomparable y puede llenarle más que si lo aprecia en otro sitio.

– P: ¿Cuáles han sido su peor y mejor momento de la Semana Santa?

– R: Todas las Semanas Santas son buenas, ya que forman parte del itinerario que nos lleva al gozo de la Pascua. Pero desde el punto de vista de salida de las cofradías, los momentos buenos son siempre cuando uno puede desarrollar su estación de penitencia con total normalidad aunque amenace lluvia, haga frío o haya que abreviar el trayecto. Y se pasa mal, por impotencia, cuando esto no puede llevarse a cabo.

– P: ¿En qué ha cambiado la Semana Santa desde su juventud?

– R: Bastante, fundamentalmente en aquello que quiero que siga creciendo como es el aumento del número de hermanos, la organización de las cofradías es mucho más completa y la vida de las hermandades es mucho más rica, de manera que antes eran una realidad asociativa casi circunscrita al ámbito de la Cuaresma y a procesionar en los días de la Semana Santa. Ahora tiene una vida muy fructífera, que permite todo el año formar a los hermanos, multiplicar los actos de culto y tener una adecuada acción social. Todo esto hace que las hermandades verdaderamente tengan un sentido.

– P: ¿Ve a la juventud con ambición y convicción cofrades?

– R: Yo creo que sí, ya que los alumnos cofrades son cada vez más numerosos como yo percibo en la facultad. Y además, la juventud de hoy está más formada, a diferencia de aquella de hace dos o tres generaciones. Por lo tanto, pienso que esto será muy positivo para la Semana Santa, siempre que se integren y tengan una convicción firme de lo que están haciendo, por lo que se convertirá en la siguiente generación que ocupará ese lugar en velar por nuestra Semana Santa.

– P: En los últimos años, las hermandades granadinas han sufrido cambios, especialmente en itinerario, como la entrada de las cofradías a la Santa Iglesia Catedral o las modificaciones realizadas en Carrera Oficial como la sustitución de Mesones por Alhóndiga. ¿Qué opina de dichos cambios?

– R: Yo creo que han beneficiado a la presentación pública de las hermandades y me gustaría insistir en este aspecto. Cuando me refiero a esto, son los días de la procesión, pero las hermandades tienen actividades todo el año. Pero refiriéndome a la presentación de las cofradías, creo que entrar a la Santa Iglesia Catedral les ha beneficiado porque da verdaderamente sentido, ya que uno llega al corazón de la diócesis y allí pues se integran haciendo la estación en el interior de la Catedral. Y luego los cambios en la Carrera Oficial, creo que han descongestionado un poco el centro, lo han desahogado ya que la carrera estaba estrangulada. Al ser el itinerario oficial más largo va a permitir una mayor comodidad a los espectadores y esto a las cofradías no les va a suponer más esfuerzo. Vaticino un éxito de esta reforma, aunque habrá que esperar al final de la Semana Santa.

– P: Últimamente los pregoneros son periodistas, a usted como doctor y profesor de Historia del Arte, ¿qué le aporta y en qué le influye en este cargo?

– R: No hay una relación estrecha, a no ser que sea que estoy acostumbrado a hablar en público. Quizás, en mi caso, el hecho de haber dedicado muchos años a estudiar la imaginería procesional, núcleo de las cofradías de Semana Santa, quizás me aporte un tinte especial. Lógicamente, las imágenes de Semana Santa tendrán un protagonismo en el pregón, al igual que lo han tenido en mi tradición cofrade.

– P: ¿Qué nos puede decir de las imágenes que procesionan en Granada, qué le transmiten?

– R: Sin duda, tenemos expedientes plásticos excepcionales de grandísimos artistas y creo que siguen cumpliendo la función que han tenido a lo largo de tantos años. Además, se comprueba la vitalidad que este tipo de prácticas artísticas conserva hasta el día de hoy, y esto parece que es algo realmente valorable.

– P: ¿Podría compartir alguna vivencia en las hermandades? 

– R: Sí, he vivido lo que he mencionado anteriormente, la frustración de los días de lluvia. Siempre me ha emocionado, al estar en mis hermandades, observar la grandeza que tiene la homogeneidad de los hermanos vestidos con la misma túnica y sentirse parte de un grupo que sale a la calle con un mismo mensaje. Así que cuando te encuentras en la fila y ves a tus hermanos nazarenos delante de ti, marcando el camino, levantando y bajando los cirios a la misma vez, es algo que siempre me ha gustado. Y también, cuando era más joven, tuve la oportunidad de salir como costalero y la verdad es que son vivencias de solidaridad, de compartir, porque se pasan muchas fatigas en el paso. Supone un gran esfuerzo que se hace por convicción, y cuentas con el calor fraterno de aquellos que van a tu lado en las trabajaderas. Estos son momentos que nunca se olvidan.

– P: ¿Quién o quiénes le han aportado y enseñado más en estos años de Semana Santa?

– R: He conocido a muchas personas en el ámbito de la Semana y de ellas he aprendido de lo bueno y de lo malo, incluso las negativas te muestran cuál es el camino que se debe seguir. No quiero destacar a nadie porque alguien se puede sentir herido, de hecho, muchos ya no están con nosotros. Pero lo que más me ha gustado ha sido poder vivir las cofradías desde la familia, algo que yo valoro y es fundamental.

– P: ¿Cómo está viviendo su familia estos últimos días previos a su exaltación?

– R: Con mucho trajín y mucha paciencia. Pero ya queda poquito y también es un honor y un placer para mí ser el pregonero. Pero no es un homenaje al pregonero, sino que pregonar la Semana Santa de Granada es algo importante y así se explica el recibimiento por parte del Alcalde o las entregas de tapas del pregón o de pergamino. Todo es por la relevancia de nuestra Semana Santa y es algo que nos debe enorgullecer a todos los cofrades de la ciudad.

– P: El próximo domingo, ¿qué hará antes del pregón?

– R: Inauguraré el besapié del Señor de la Oración del Huerto los Olivos como hacen últimamente todos los pregoneros y luego más tranquilamente, me arreglaré. También tengo intención de visitar mis dos cofradías, Escolapios y San Agustín, y rendiré tributo a nuestra patrona antes de llegar al Teatro Isabel la Católica.

– P: ¿Nos puede adelantar algo del pregón?

– R: El pregón va a ser muy variado, tiene algo de catequesis, de relato biográfico, de enseñanza, de emoción, de recuerdos, y mucho “pellizco”. Porque pienso que la Semana Santa se tiene que vivir con toda la fuerza del corazón y este pregón está escrito desde el corazón. Metafóricamente es “como desnudarse en público” y por eso da un cierto reparo y vergüenza, pero creo que es lo que se pide en un pregón.

– P: Como buen historiador del arte, ¿el arte estará presente en su pregón?

– R: Sí, porque defiendo que buena parte del bagaje espiritual de las cofradías lo representan sus imágenes. De esta manera, las imágenes de Semana Santa, sus artistas, cómo se hacen, son hechos que siempre me han preocupado  y me han suscitado emociones, por ello he intentado plasmarlos en el pregón.

– P: ¿Llevará alguna dedicación especial el pregón?

– R: El pregón impreso lleva una dedicatoria a mi familia, a algunas personas que tengo en el recuerdo, fundamentalmente a dos personas que fueron pregoneros de la Semana Santa de Granada y que han sido personas cercanas a mí. Una de ellas nos abandonó hace muy poco, el catedrático Domingo Sánchez Mesa que fue pregonero en 1986 y la otra, el padre don Enrique Iniesta, sacerdote escolapio y pregonero en 1997, fallecido hace tres años y al que quise mucho y del que aprendí mucho.

– P: ¿Cómo le gustaría que se recordase su pregón?

– R: Me conformo con que la gente me siga hablando después del pregón (risas). Si logro transmitir mi propósito, el cual es que la Semana Santa tiene creencias y sentimientos, me doy por satisfecho y no necesito mayores halagos. El mayor halago ha sido tener la oportunidad única y privilegiada de ser el pregonero de nuestra Semana Santa.

– P: Como buen cofrade que es, le dejamos que formule la última pregunta o que nos cuente algo que quiera transmitir.

– R: ¡Qué difícil! (risas). Por ejemplo, puedo decir las cosas favoritas del pregonero o algunas de mis intimidades que me gustaría contar. Por ejemplo, a mis tres niños los he acunado con la marcha Amargura, la cual considero que es un monumento de la música procesional. Y también os puedo contar la especial vinculación que tenemos en casa con una imagen de Sevilla, la Virgen del Valle, ya que mi hija mayor nació con una salud muy dedicada unos días antes de que se coronase esta imagen mariana. Yo sabía que iba a tener lugar esta coronación y mi mujer y yo decidimos pedir a la virgen, que se mejorase, y si así sucedía le pondríamos ese nombre a mi hija. Y afortunadamente salió bien.

– P: Por último, un deseo para la próxima Semana Santa.

– R: Mi deseo, como el de todos los cofrades, es que la climatología nos respete. No sólo porque las cofradías salgan, sino porque puedan cumplir su función, es decir, manifestar públicamente nuestra fe de esta manera tan hermosa que nos han legado los siglos y que vamos puliendo e incrementando a lo largo de los años, que es lo que hace que las cofradías sean una realidad viva. Ojalá pueda ser así.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *