Jueves, 13 de Diciembre de 2018

            

Jóvenes investigadores califican de “esperpéntica” la situación de la ciencia en Andalucía

"Hay cuatro o cinco años en los que la Junta de Andalucía no ha invertido en proyectos de investigación de excelencia en el ámbito andaluz", según señala la Federación de Jóvenes Investigadores

IMAGEN ILUSTRATIVA
E.P.


image_print

La Federación de Jóvenes Investigadores (FJI/Precarios), que recientemente denunció la situación actual de la ciencia en España, con niveles de inversión de hace una década y una I+D+i que, a nivel estatal, está en situación “crítica” por culpa de los recortes acumulados de más del 43 por ciento o la “nefasta” tasa de reposición, ha señalado que en Andalucía la tesitura es “esperpéntica”.

En una nota, FJI/Precarios ha recordado que en 2007 se puso en marcha la macroorden que regulaba los llamados Proyectos de Excelencia, convocados en el ámbito andaluz. Dicha orden tenía diciembre de 2013 como fecha de caducidad: las últimas convocatorias de personal investigador fueron en 2012 y no fue hasta 2016 que se presentó el Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación 2020 (Paidi 2020), que presumiblemente realizará convocatorias de personal investigador en 2017.

“Esto nos deja con cuatro o cinco años en los que la Junta de Andalucía no ha invertido en proyectos de investigación de excelencia en el ámbito andaluz, dado que sistemáticamente ha estado retrasando las resoluciones y se han anunciado convocatorias estos años que correspondían en realidad a años anteriores”, ha subrayado.

Así, el colectivo lamenta la “estrategia” que ha seguido la Junta de Andalucía de “retrasar o convocar nuevas ayudas que deja sin resolución”. “Éste también es el caso de los incentivos para la realización de actividades de carácter científico y técnico, para hacer, por ejemplo, estancias en el extranjero, que han quedado sin resolución desde 2013 y con resoluciones en 2016 correspondientes a 2012”, ha indicado.

Dichos Proyectos de Excelencia además incluyen un año de investigación tras la obtención del doctorado que ha acumulado retrasos de un año en convocatorias pasadas, “condenando a investigadores al desempleo, a la espera de que la Junta de Andalucía se dignase a convocar dichas ayudas”.

Este año postdoctoral no es una ayuda a la que se tenga que concurrir de manera distinta, sino que forma parte del proyecto para el que fueron seleccionados, relatan los investigadores. Es el caso de los investigadores de los Proyectos de Excelencia de 2010 –que empezaron gracias a los retrasos de la Junta en 2012 y que acabaron la fase predoctoral en enero de 2016–, “que llevan ya un año de retraso en la continuación postdoctoral, un año desempleados solo por retrasos burocráticos de la Junta de Andalucía y sin ningún apoyo institucional por parte de las universidades y organismos públicos de investigación andaluces”.

Esta “pobre” situación de la I+D+i en Andalucía “forma parte de la excesiva tasa de paro sufrida por esta comunidad: si Andalucía realmente quiere dejar atrás sus cifras de desempleo, que está entre unos ocho y diez puntos por encima del desempleo nacional durante los últimos cinco años, debería optar por una inversión digna en I+D+i, más industrialización y mejor interconexión entre ambas”.


Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.