Lunes, 22 Mayo, 2017

Publicidad

José Vico: "Hemos pasado de casi 10.000 muertos en las carreteras en el 89 a los 1.903 en 2012"

A escasos días del inicio de la campaña de verano que pondrá en marcha la Dirección General de Tráfico, José Vico, el jefe provincial de la DGT en Granada, explica cómo ha cambiado el panorama en las carreteras españolas y granadinas en los últimos 15 años.

José Vico durante una charla en la Cámara de Comercio de Granada | Foto: Archivo


image_print

Hasta hace pocos años, pasar por la jefatura provincial de tráfico para arreglar ‘el papeleo’ del coche o del carné de conducir era una gestión habitual. Hoy casi todo se hace por internet y eso es precisamente lo que comenta José Vico, jefe de la DGT en Granada y un experto en tráfico que, un año más, se enfrenta a otra campaña de verano. Pero antes de entrar en materia, surge una duda…

Me gustaría empezar comentándole que conducir con usted como copiloto tiene que ser una presión importante.

(Risas) Bueno, yo soy un conductor como todos los demás. Normalmente voy conduciendo yo pero cuando voy con alguien, por supuesto que no voy diciéndole cómo tiene que hacer las cosas porque entiendo que todos los conductores son los suficientemente responsables. No digo que al final no le pueda poner nervioso…

Ya me imagino, porque al final esto de la seguridad vial es una cosa que implica al conjunto de la ciudadanía, desde el que conduce, hasta el copiloto, el motociclista o los propios peatones.

Indudablemente. Ya lo dice la ONU, “es una responsabilidad compartida”. Compete a los conductores pero también al resto de usuarios de las vías públicas, y entre ellos están los peatones, ciclistas, motoristas…

¿Es el peatón realmente consciente de que forma parte de este sistema circulatorio?

Siendo el más vulnerable de todos los usuarios de la carretera, quizá sea el que menos conciencia tiene de que su papel  es muy importante. Por eso hacemos campaña sobre el uso de los móviles por parte de los propios peatones.

Queda poco para entrar en la campaña de verano, posiblemente una de las más importantes del año. ¿Puede adelantar cifras en cuanto a volumen de desplazamientos que se prevén?

En cuanto a datos todavía es pronto para decirlo. El verano es un periodo un tanto singular en cuanto a operaciones porque hay desplazamientos masivos que normalmente se dan a lo largo de todo el verano. Ahora el uno de julio habrá una operación importante pero no es como en el puente de la Constitución o en Semana Santa, momentos en los que se concentran en tres o cuatro días un gran volumen de desplazamientos.

Desde 1999 ha descendido de manera casi drástica el número de víctimas en la carretera. ¿A qué se debe mejora en los datos?

Conforme a lo largo de los años ha ido subiendo el parque automovilístico quizá lo lógico era pensar que también debían subir el número de accidentes. Llegamos a los años 80 y nos enfrentamos con unas cifras escalofriantes: prácticamente 10.000 muertos en la carretera en un año. Son datos que cuando uno los pone en relación a la población española… es que no hay tantas poblaciones de 10.000 habitantes así que pensemos que en los 80 desaparecía un pueblo año a año. Era un dato insostenible e ilógico, porque los accidentes de tráfico son evitables.

Al final de los 90 se bajó de esos 10.000 a los 6.000 y también hubo un estancamiento durante varios años. Parecía que aquel era el tope y no se podía bajar pero ya en el año 2001 y siguiendo las estrategias que planteaba la Comisión Europea a través del Libro Blanco del Transporte, España elaboró una estrategia y al final hemos conseguido superar esa barrera y los datos la verdad es que son bastante esperanzadores: hemos pasado de casi 10.000 muertos en las carreteras en el 89 a los 1.903 en 2012, aunque no son los que queremos; queremos cero víctimas en la carretera.

Siendo el más vulnerable de todos los usuarios de la carretera, quizá sea el que menos conciencia tiene de que su papel  es muy importante

¿En qué se ha mejorado concretamente?

Esto no se consigue con una estrategia única. Son muchas estrategias involucrando a todo el mundo: se han hecho campañas, se ha modificado la ley, se ha hablado con diferentes sectores de la sociedad… son un conjunto de actuaciones las que han dado lugar a que desciendan las víctimas en la carretera, es un mérito de toda la sociedad.

En la presentación que ofreció hace escasos días en la Cámara de Comercio puso de manifiesto varios datos sobre accidentes de tráfico en el ámbito laboral. ¿Podría incidir en algunos?

Dentro de las estrategias que la DGT tiene para el Plan Estratégico 2011-2020 se encuentra la de incidir en el ámbito laboral. Si cogemos los datos, vemos que alrededor del 11% de los accidentes laborales con víctimas se dan en accidentes de tráfico. Por lo tanto la idea es incentivar y motivar a las empresas a que mejoren  aún más sus planes de seguridad vial.

Haciendo un repaso de esa charla, salta a la vista un dato que puede resultar frío pero que es llamativo, el coste económico que tiene la pérdida de una vida en la carretera.   

Hay que partir de una idea: no se puede valorar de ninguna de las maneras el dolor y el sufrimiento que ocasiones una víctima en una carretera. Pero si nos vamos a hablar de datos económicos, las cifras rondan el 1.400.000 euros. Hay que tener en cuenta que ahí va incluido todo lo que hay alrededor de un fallecido: desde disponibilidad de la administración de bomberos, hospitales y policías para atender todo eso… más las indemnizaciones. Pero ya digo, que el coste material no es lo más importante.

¿Cómo se gestionan esos accidentes?

El primer contacto con el accidentado lo hacen los agentes que están en la carretera pero luego, en todas las jefaturas de tráfico se ha creado una unidad de Atención a las Víctimas de Accidentes de Tráfico. Nosotros lo que hacemos es ofrecer una orientación para que estas personas puedan dirigirse a los lugares adecuados para solicitar las ayudas que necesiten. A través del 060 se puede contactar con esa unidad.

Alrededor del 11% de los accidentes laborales con víctimas se dan en accidentes de tráfico

Comentaba antes que han sido varios los factores que han ayudado al descenso en el número de víctimas en la carretera. ¿Ha ido la ley de la mano en este descenso? ¿Cree usted que la ley es lo suficientemente dura con el infractor?

Todos los que nos dedicamos a temas de seguridad vial pensamos que lo más importante es la concienciación. El vehículo, queramos o no, es una fuente de riesgo y puede haber errores si no prestamos la debida atención. La ley prevé una corrección y eso se hace a través de un procedimiento sancionar y creemos que se sanciona adecuadamente, teniendo en cuenta que se gradúa y que se sancionarán más duramente aquellas conductas que suponen un mayor riesgo.

¿Si la ley fuera más dura habría menos víctimas de accidentes?

Como hemos dicho antes: pensar que sólo una medida va a ser la que va a dar los resultados en la reducción de accidentes sería plantearnos una utopía. Que el procedimiento sancionador sirve para que se reduzcan las infracciones en la carretera, indudablemente es una de las estrategias que se deben de utilizar, pero es una de las medidas. Desde la DGT se piensa que ahora mismo la ley está suficientemente proporcionada a la conducta.

Pasamos a un ámbito más local. ¿Es Granada una ciudad especialmente complicada para conducir?

No es nuestra competencia el tráfico urbano pero indudablemente el tráfico en una ciudad con las características de Granada es bastante complejo. Una ciudad histórica, antigua que cuando fue diseñad no existían los coches. Sabemos que el Ayuntamiento de Granada ha diseñado un plan de movilidad y han hecho un estudio exhaustivo para mejorar el transporte público. Además, tenemos una población flotante que reside en el cinturón y que todos los días viene a trabajar o a hacer compras y si los datos no me fallan, es casi tanta esa población como la población que vive en el centro y eso se tiene que notar en las horas punta.

Todos los que nos dedicamos a temas de seguridad vial pensamos que lo más importante es la concienciación

Hablábamos antes de la bicicleta y esta semana pasada los ciclistas granadinos se concentraban para protestar por los peligros a los que se enfrentan cada día. ¿Hasta qué punto es un elemento de riesgo dentro de la circulación?

La bicicleta es un medio muy bueno para desplazarse dentro de las ciudades y que conlleva beneficios para todos. Lo que ocurre es que, siendo uno de los usuarios más vulnerables de la vía pública, el resto de conductores deben de respetar al ciclista pero el ciclista también debe tener en cuenta que convive con el resto de los usuarios. El respeto hacia los demás es lo más importante en circulación vial.

Para terminar, me veo obligado a preguntarle: ¿somos los granadinos ‘malafollá’ a la hora de conducir?  

(Risas) A la hora de conducir todos somos ‘malafollá’, granadinos y no granadinos. El hecho de estar en un espacio cerrado… no sé por qué ocurre que en ese momento aparece el diablito en un hombro y el angelito en otro. Cuando nos subimos al coche el angelito se queda fuera y sale nuestro peor carácter. Tenemos que tomarnos las cosas con más calma.

El respeto hacia los demás es lo más importante en circulación vial

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Desde luego en este país si se está haciendo un buen trabajo de concienciación vial. Esto unido a que el parque de vehículos está renovándose poco a poco y que la gente cada vez coge menos el coche por la crisis está ayudando muchísimo a que esta gráfica se produzca.

    Espectacular el artículo, gracias por compartir conocimientos.