Lunes, 23 Octubre, 2017

            

José Ignacio Lapido, toda una vida sobre los escenarios

Conocí a José Ignacio cuando era guitarra de Aldar y ensayaba en las cuevas, sobre el año 79, hoy 36 años después nos cuenta lo que siente, sensaciones del pasado, presente y futuro.

Foto: Javier Martín
Javier Martín


image_print

El viernes día 18 cierras tu gira en la sala El Tren, con tu último disco “ Formas de Matar el Tiempo ¿Estás satisfecho con la gira? ¿Cómo se ha desarrollado en términos generales?

Llevamos más de dos años presentado el disco por todo el país, con una interrupción el año pasado cuando soltamos a los perros con Quique González. Hemos tocado principalmente en salas y en algunos festivales. Yo estoy muy satisfecho, creo que la banda está sonando como nunca y las canciones adquieren en los directos una dimensión muy especial.12189911_10207293895239556_5072580959681148138_n

Ibas a entrar en los estudios en los próximos meses para grabar tu octavo disco en solitario, ¿lo tienes todo preparado para hacerlo? ¿En qué situación quedará ahora esta grabación?

Ese era el plan antes de concretarse la “maniobra de resurrección” de los Cero. Se iba a grabar ahora y lo iba a editar a principios de 2016. Como es obvio todo eso se ha pospuesto y lo grabaré a lo largo del año que viene y su edición se retrasará al 2017.

¿Cómo fue la  gira con Quique González? Los ensayos, viajes, conciertos,…

Fue una de las mejores experiencias musicales en las que he tenido la suerte de participar. Todo resultó genial, el repertorio, el ambiente con los músicos… Fueron 10 conciertos para recordar.

Eres de los pocos músicos que está en activo desde los años 80 -lo que yo considero los inicios de la movida granadina de todos estos años- ¿Cuáles han sido para ti los más significativos a nivel personal y general?

En una carrera tan larga como la mía es difícil resaltar un año en concreto. Los primeros años, a finales de los 70, cuando empezábamos a aprender los rudimentos del oficio fueron entrañables; luego con Aldar, fue una época en la que nos subíamos a los escenarios con la inconsciencia propia de la juventud, pero muy divertidos. Ya, a partir del 82, con 091 la cosa se fue profesionalizando poco a poco y yo empecé a dedicarme en serio a la labor de compositor. En esos catorce años aprendí casi todo lo que sé, musicalmente hablando, cosa que me ha sido de gran valor para mi carrera en solitario, que es en lo que estoy ahora desde hace quince años.

¿Cuánto tiempo lleva acompañándote tu banda actual?  ¿Quiénes la componen?

Popi grabó las baterías de mi primer disco en solitario, en el 99, aunque no se incorporó a la banda hasta 2006 más o menos. Víctor entró en 2005, creo recordar, y Raúl poco después. Es decir, que llevan más de una década conmigo. David Herrera ha sido el último en incorporarse, este mismo año. Son todos ellos músicos de gran talento y con los que es muy fácil trabajar porque son también compositores que tienen sus proyectos en solitario, y saben cómo hay que tratar las canciones. Es un honor tocar con ellos.

¿Has pensado alguna vez incorporar a tus directos algún nuevo instrumento como, por ejemplo, de viento?

La verdad es que no.

Ya sabemos que en el 2016 vas a estar totalmente entregado a las vuelta de los 091, ¿harás algún concierto en solitario o es un parón total?

El 2016 está reservado sólo para los Cero. Va a ser un año muy ajetreado y sería absurdo, o sobrehumano, llevar las dos cosas a la vez. Prefiero esperar al 2017 para sacar mi nuevo disco y presentarlo como merece.

12088016_10207273113320021_6110069334676505461_n

¿Tienes algún ritual antes de salir a tocar?

No soy de rituales ni nada de eso. Simplemente me fumo 10 o 12 cigarros antes de salir y nos damos un abrazo los músicos. Los nervios siempre estarán presentes, aunque pasen 100 años.

Y  una vez finalizado el concierto y vuelves a los camerinos, ¿qué sensaciones tienes?

Depende de cómo haya ido el bolo… Normalmente mucha satisfacción porque la gente suele pedir otra, y eso significa que se han quedado con ganas de más. Pero la sensación física es de un pitido en los oídos y una serie de imágenes eléctricas dando vueltas por tu cabeza

José Ignacio ¿Cuántas guitarras tienes?

No muchas… Tres acústicas y tres eléctricas.

¿Tienes alguna favorita?

La que suelo tocar más a menudo, la SG que tenía ya desde los tiempos de Aldar. El año que viene hace 35 que está conmigo.

¿Conservas tu primera guitarra?

No. Fue una guitarra acústica que nos regaló mi abuela a mi hermano Javier y a mí.

¿Sabes dónde puede estar? ¿La tienes localizada?

Creo que se hizo polvo y la tiramos. Era una guitarra barata que nos sirvió para aprender los primeros acordes.

¿Con qué momento disfrutas más de todo lo que rodea a la música?

Creo que el momento en el que estoy escribiendo las canciones es el más placentero, aunque también tiene mucho de agónico, en el sentido de lucha por conseguir la perfección, que nunca se consigue.

 

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *